Se cumplen 80 años del fin de la guerra del Chaco, la más grande del siglo XX en la región. Entre 1932 y 1935 paraguayos y bolivianos se enfrentaron por el control del Chaco Boreal. Los primeros arrastraban las heridas de la guerra contra la Triple Alianza (1864-1870). Los segundos, venían de sufrir un derrota abrumadora en la Guerra del Pacífico (1879–1883). Un conflicto en el que Bolivia y Paraguay pusieron los muertos en defensa de intereses petroleros ajenos: la Standard Oil of New Jersey de EEUU y la Royal Dutch Shell, británica-holandesa se disputaban unas reservas que en rigor, nunca existieron.

No se sabe con exactitud, pero se estima que desde 1928, cuando se registraron los primeros enfrentamientos por el Gran Chaco, al final de la guerra se registraron unos 100.000 muertos entre bolivianos y paraguayos. Sin embargo, no sería errado decir que no ganó ninguno.

El año clave fue 1932. El gobierno boliviano de Daniel Salamanca decidió ir a la guerra contra el Paraguay, dejando atrás un período de cinco años de ataques crónicos en la frontera con su vecino del sureste. El objetivo era hacerse con el Chaco Paraguayo, y así conseguir una salida fluvial por el río Paraguay, luego de haber perdido tres décadas atrás la salida al océano Pacífico con Chile. Para conseguir todo esto, Salamanca puso al frente de sus tropas a un oficial alemán de la Primera Guerra Mundial, el general Hans Kundt.

Hans Kundt, un alemán al frente de las tropas bolivianas

Hans Kundt, un alemán al frente de las tropas bolivianas

Los paraguayos no buscaron la guerra, pero después de la toma de su primer fuerte el 18 de julio de 1932 movilizaron todas sus tropas.

De fondo estaba los intereses petroleros. Por un lado, la Standard Oil of New Jersey con mayor presencia en Bolivia y la Royal Dutch Shell, del lado paraguayo. El cese de las hostilidades se acordó el 12 de junio de 1935. Una pieza clave de aquel tratado fue el entonces canciller de la Argentina, Carlos Saavedra Lamas, quien ganó en 1936 el primero de los cinco premios Nobel obtenidos por argentinos.

Apenas asumió como canciller, el 20 de febrero de 1932 -ocuparía el cargo durante el sexenio del presidente Agustín Justo-, Saavedra Lamas fijó entre sus prioridades la búsqueda de la paz entre Bolivia y Paraguay. A su iniciativa se debe la “Declaración del 3 de Agosto”, suscripta en Washington por los cancilleres de la región de 1932, casi 50 días después de la toma del fortín paraguayoque decretó el inicio de las hostilidades.

Tras oponerse a la propuesta de una Comisión de Neutrales -derivada de aquella Conferencia de Washington- que hubiera significado la injerencia de Estados Unidos en el conflicto, Saavedra Lamas continuó buscando, junto a colegas de los países vecinos, fórmulas para poner fin a la conflagración. Luego del fracaso de varias instancias, finalmente llegó la constitución del grupo mediador integrado por la Argentina, Brasil, Chile, Estados Unidos, Perú y Uruguay, que logró que el 12 de junio de 1935 Bolivia y Paraguay aceptara firmar en Buenos Aires el cese definitivo de las hostilidades.

El monte [chaqueño] es el absurdo materializado en árboles. Es el terrible mundo de la desorientación. En todas partes es el mismo, bajo, sucio, verde terroso. […] Sus árboles, no son árboles, son espantajos de formas torturadas, en cuya corteza rumian su miseria fisiológica espinas y parásitos [que] crecen prendidos a una tierra estéril e infecunda, por eso viven y mueren sin adornar sus ramas con la verde caricia de la hoja ni el milagro luminoso del fruto.
Carlos Arce Salinas, excombatiente y político boliviano

El 27 de abril de 2009, 74 años después de finalizado el enfrentamiento, los presidentes Evo Morales de Bolivia y Fernando Lugo de Paraguay firmaron también en Buenos Aires el acuerdo definitivo de límites territoriales del Chaco Boreal. El acto se realizó en presencia de la presidenta de la Argentina Cristina Fernández de Kirchner, previa aceptación por parte de sus respectivos cancilleres del Acta de cumplimiento y ejecución del Tratado de paz, amistad y límites entre Bolivia y Paraguay de 1938.

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Paraguay, Horacio Cartes, se reunirán el domingo en el pueblo boliviano de Villa Montes, – Tarija- para recordar los 80 años del cese de hostilidades.

Quizás también te interese...

Ella vengó al Che Guevara Un 12 de mayo de 1973 en La Paz, mataban a Monika Ertl, la joven guerrillera alemana que consumó la revancha más deseada por la izquierda mundial: mat...
Qué dirían nuestros próceres sobre el ALCA Por Lucía Alvarez y Diego González Ya se ha dicho mucho, casi todo, sobre la IV Cumbre de las Américas de noviembre de 2005. Se habló de su contr...
Jallalla Revolución El 12 de octubre hubo elecciones en Bolivia. Evo arrasó con el 61 por ciento de los votos. Y el dato es que ganó no solo en el mundo andino, sino que ...
América Latina está de moda Por Diego González No hay una definición acabada sobre qué cosa es América Latina ¿Un mundo al sur de los Estados Unidos? ¿Una herencia colonial? ¿...
Escándalo en Bolivia: Acusan a la oposición de con... Ex parejas, hijos falsos, operaciones políticas y periodistas exiliados. El culebrón que domina la agenda informativa en Bolivia parece salido de una ...