En Latinoamérica tenemos una gran ventaja: podemos comunicarnos entre nosotros en un mismo idioma. Incluso en portugués, si você fala devagar, se entiende. Pero aún así los giros lingüísticos muchas veces hacen de la comunicación una tarea imposible para pueblos hermanos como el argentino y el uruguayo.

“Para allá será chivito, para acá será lomito, la cosa es que hay que meter una vaca en un pancito”. Dice la canción de Agrupación Mamanis.

Por suerte existe una guía de Argenguayo, que ayuda al fluído intercambio cultural entre ambas naciones. Para evitar el asombro ante términos como ducha teléfono, o no saber qué actitud tomar si alguien nos adjetiva de sobregirado, les dejamos algunas imágenes para que vayas vichando la página Argenguayo que está de más.

 

[huge_it_portfolio id=»5″]