Hoy el blues llora más que nunca. Bien temprano nos enteramos de la muerte del rey del género. A los 89 años dejó este mundo para siempre Riley Ben King. Es difícil encontrar a alguien que diga algo malo de este negro maravilloso que hizo del blues algo que todo el mundo escuchó y escuchará. Más conocido como BB King (bibi), era reconocido no sólo por su maravillosa música, sino por su forma de ser y trabajar.  Entre sus seguidores más fervorosos estaba ni más ni menos que Carlos Santana.

Santana deslumbró a todos con su guitarra en Woodstock y muchos hablan de ese momento como la inauguración de un subgénero del rock. El “Rock latino” nacía junto a grandes canciones como “Soul Sacrifice” y la guitarra de Santana comenzaba a deslumbrar al mundo.

 

Santana y B.B. King

Recién arranca la década del 50 en Tijuana. Un muchacho llamado Carlos Santana prende la radio y escucha una guitarra que llora por momentos de tristeza y, por momentos, de alegría. Algo de ese sonido le queda grabado en su mente para siempre, piensa para sí mismo: “Es esto. Esta es la música que yo quiero hacer cuando sea grande”, le dijo a la  revista RollingStone hace algunos años. “Verlo tocar a King – siguió Santana – por primera vez en el Bill Graham´s Fillmore West de San Francisco fue toda una revelación. Cuando tocó la primera nota de la noche fue como todo un nuevo mundo que se abrió ante mí. Pensé: ah, entonces es así como lo hace. Te tenés que meter muy adentro tuyo para poder sacar ese sonido hacia afuera“.

Carlos Santana formó la Carlos Santana Blus Band en 1967 y desde el comienzo ya hacían covers del gran B.B. King

Aquí debajo les compartimos un tributo al rey de 1987…

 

Quizás también te interese...

Comentarios