Es difícil imaginar que una barra de chocolate vale lo mismo que, por ejemplo, un pasaje de avión de Buenos Aires a Río de Janeiro; ida y vuelta, claro. Bueno, los belgas aseguran tener el chocolate más caro del universo. Son nada más que 50 gramos de la marca To´ak y para comprarlo hay que pagar 260 dólares.

Para el austríaco Carl Schweizer, uno de los fundadores junto a su amigo gringo Jerry Toath, la cuestión es sencilla. “Nosotros no vendemos una golosina. Es la antiguedad de los árboles en Piedra de Plata”, aseguró Schweizer. Se refiere a la pequeña comunidad cercana a Manabí, en la selva ecuatoriana. Según los especialistas, la genética de esos árboles permite extraer semillas de cacao extremadamente puro, como en ninguna otra parte del mundo.

Se trata de piezas artesanales, pero con el valor de joyas. La primera producción fue de sólo 574 barras

“Nosotros no vendemos una golosina. Es la antiguedad de los árboles en Piedra de Plata»

Carl Schweizer.

Co-Fundador, To´ak

“Creemos que al ser un lugar con escaso acceso desde la carretera no llegó el concepto agrícola de tumbar los árboles viejos para volver a sembrar. Confirmamos que muchos sobrevivieron a la plaga y que habían seguido dando fruto”, dijo Schweizer.

Toath, un ex economista con trabajo en Wall Street, se internó en la selva, donde hizo sembrar más de 50 especies de diferentes árboles frutales en una hectárea, y otros miles de árboles nativos: “Fue un período de mucho contacto con la tierra. El árbol de cacao lo cosechamos para hacer chocolate de forma muy artesanal, con las manos y en una casa sin electricidad”, contó el ex timbero de la bolsa estadounidense.

Se trata de piezas artesanales, pero con el valor de joyas. La primera producción fue de sólo 574 barras. Guillermo Heredia, técnico de la empresa Ecuatoriana de Chocolates, donde se hace To’ak, “la diferencia con los otros chocolates es la materia prima” y remarcó que “se debe tener más control en el proceso de conchado, porque es el último paso para obtener los sabores deseados”.

Hasta el momento, desde la empresa aseguraron que se vendieron más de 400 barras, por un valor cercano a los 100 mil dólares