Cucuza Castiello es uno de los exponentes de la explosión del tango de la última década. De purrete, a los 5 años, se presentó en un concurso para cantar tango. El estímulo fue competir por una pelopincho magnífica.
Jugó al fútbol toda su vida. Gambeteaba y tiraba paredes con Fernando Redondo y el Negro Cáceres. Llegó a primera en Argentinos Juniors, después Tigre y más tarde Aldosivi hasta que llegaron las lesiones y el retiro definitivo.
Tuvo una banda rock que se llamaba “Fiel a York” a fines de los 80´ y principios de los 90´. El barrio y el tango lo llevaron a rescatar de una muerte lenta y segura al bar “El Faro” que siempre estuvo en su historia y en la de su familia.
Cucuza se pegó una vuelta por loes estudios de Nacional Rock (FM 93.7) para charlar con #NTD de su vida.

Comentarios