Por Alejandro Mac Laughlin

La previa de uno de los clásicos más antiguos de la historia es un buen momento para entender desde cuándo viene la pica futbolística entre argentinos y uruguayos. Con su primer enfrentamiento de 1901, se trata de la rivalidad más vieja del continente. Una historia que tuvo picos altos, como los dos partidos en aquel mayo de 1924, el nacimiento del gol olímpico en el Sportivo Barracas y el polémico rol de Carlos Gardel como “neutral” en ambos vestuarios.
Para 1923 ya se habían enfrentado en 83 ocasiones, con una mínima ventaja para Uruguay. Pero 1924 sería el año clave. El 25 de mayo sucedió un hecho inédito: se jugaron dos partidos, uno en Montevideo (2 a 0 la celeste) y otro en Buenos Aires (4 a 0 el local). El 9 de junio Uruguay ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de París, que en aquel momento era el equivalente a la Copa del Mundo que todavía no existía.

El primer gol olímpico de la historia desde dos diferentes ángulos y con segundos de diferencia. Al lado, Onzari, el autor del tanto.

El primer gol olímpico de la historia desde dos diferentes ángulos y con segundos de diferencia. Al lado, Onzari, el autor del tanto.

En septiembre de ese mismo 1924 ambas selecciones empataron en Montevideo. Una semana después, el clásico tuvo lugar en Sportivo Barracas, en Buenos Aires. Pero los jugadores no pudieron salir a la cancha, ya que el exceso de público derivó en escándalo: piedras por todos lados, gente dentro del campo de juego, heridos y encuentro suspendido. Finalmente, el 2 de octubre se jugó un partido histórico. Como medida de seguridad, se colocó un alambrado entre la tribuna y el césped para evitar disturbios; fue la inauguración del Alambrado Olímpico, en referencia al título obtenido por los uruguayos. Como si fuera poco, Argentina ganó 2 a 1 y un gol anotado por Cesáreo Onzari, del saque de córner. Así nació el Gol Olímpico. Cabe señalar, que el flamante alambrado no impidió la lluvia de botellas y piedras que el público argentino arrojó al arquero Mazali. Carlos Gardel habría estado presente ese día en Barracas.
En 1928 fueron los Juegos Olímpicos de Amsterdam. Como era de esperar, argentinos y uruguayos arrasaron a los seleccionados europeos y se encontraron en la final. El partido terminó 1 a 1, y en el desempate los charrúas se consagraron bicampeones tras vencer 2 a 1 en un encuentro durísimo. Curiosamente, Gardel había pasado antes del encuentro por ambas concentraciones. En la argentina, cantó el tango “Dandy” para animar a la muchachada. El Zorzal no mostraba favoritismo por ninguna de las dos selecciones, y todo quedó ahí.
La final del mundial de 1930 fue en Uruguay. En la final, otra vez el clásico rioplatense. Gardel pasó a visitar a los jugadores argentinos, que lo idolatraban. “Cantá de nuevo Dandy”, fue la súplica tras escuchar un rato su repertorio. Y Gardel cantó. Y si Gardel canta Dandy, Argentina pierde. Fue 4 a 2, en un partido muy polémico. Cuenta la leyenda que El Zorzal Criollo también pasó por la concentración uruguaya, pero cantó de todo menos Dandy, que quedó inmortalizado como yeta.

Consternado por las habladurías pos final del mundo, Gardel organizó una velada de paz entre ambos seleccionados en París, y brindó en ella un concierto para ambos seleccionados. Sentados intercalados, la noche empezó bien, pero a medida que los muchachos se fueron embriagando empezaron las chicanas. Cuando el ambiente se empezó a poner tenso, Gardel invitó al argentino Orsi al escenario. Mumo, que había sido violinista de la orquesta de Francisco Canaro, pidió un Stradivarius. Enseguida, en la mesa empezaron las piñas y el Negro Andrade, uruguayo, se fue encima de Orsi, quien le rompió la cabeza con el violín. Cuenta la leyenda que el argentino tuvo que huir de París escapando del dueño del Stradivarius, que reclamaba por el pago de su instrumento.
Sin embargo, con el tiempo y el surgimiento de Brasil como potencia en Sudamérica, la rivalidad dejó de ser tan violenta como en los orígenes. Hoy, por la segunda fecha del grupo B vuelven a enfrentarse Argentina y Uruguay en el Estadio La Portada de La Serena.

Quizás también te interese...

El tereré de la discordia El título de la nota de La Nación es neutro: "El boom del Tereré: el 40% de los argentinos lo disfruta casi a diario". Pero la polémica arranca con la...
La mejor espía de la KGB atendió en Montevideo Por Emiliano Gullo - @emilianogullo “A María Luisa, en el día que dejó de ser mi novia: 14-II-49. Felisberto”. Dedicatoria de Las Hortensias Fra...
Messi y Maradona, ambos con un triste récord Por Walter Rotundo - @walterrotundo ¿Hay algo en lo que Messi y Maradona sean iguales y no haya discusión? Porque desde la explosión futbolística de ...
Vinicius de Moraes, diplomático, músico y héroe de... Soneto de Martha (la flor ilimitada) Vinicius de Moraes   Teu rosto amada minha É tão perfeito Tem uma luz tão cálida e divina Que é lindo vê-lo qu...
El bizarro video oficial de la Copa América Si le dieran bastante dinero al Delfín Quispe, Wendy Sulca y la Tigresa del Oriente probablemente harían algo más lindo. El video de la canción oficia...