walterPor Walter Rotundo – @walterrotundo

 Desde el comienzo de la Copa América, hemos escuchado y leído casi hasta el hartazgo que, de las 12 selecciones participantes, la mitad son dirigidas por entrenadores argentinos y la jamaiquina por un alemán. Ya con la primera rueda finalizada, Gustavo Quinteros armó las valijas y se volvió a Ecuador con su selección. Y en el siguiente vuelo, Winfried Schäfer regresó con sus muchachos a la tierra de Bob Marley. Es decir que José Pekerman (Colombia), Ricardo Gareca (Perú), Ramón Diaz (Paraguay), Jorge Sampaoli (Chile) y Gerardo Martino (Argentina) siguen su carrera rumbo a la gloria. O sea, salvo el Tata, el resto puede llevar a la consagración a un país que no es el natal.

Pero atención ¿Cuántos son los técnicos extranjeros que ganaron la Copa América? Seguramente sorprenda la afirmación que sólo dos personas comparten este privilegio. Y más grande será la sorpresa cuando agreguemos el siguiente dato:

En los años 1939 y 1963, y no en estas últimas décadas de fútbol globalizado. El inglés Jack Greenwell en el banco de Perú y el brasilero Danilo Alvim en el de Bolivia son nuestros protagonistas de hoy.

Un pirata en Machu Picchu

John Richard Greenwell (en su partida de nacimiento figuraba John, aunque todo el mundo lo llamaba Jack) nació en 1884 en Crook, Inglaterra. A los 17 años debutó como futbolista en  el equipo de su ciudad donde permaneció 11 años, luego pasó al Barcelona de España y jugó hasta 1917. Aunque entre los fanáticos de Lío Messi, el inglés es más recordado como entrenador que como jugador. Es el DT que más tiempo estuvo en el banco en la historia del equipo Culé: nueve años en dos etapas (1917-1924 y 1931-1933), en los que consiguió cinco campeonatos de Cataluña y dos Copas del Rey.

En 1938 llega a Perú para dirigir a Universitario y a la Selección. Con el castellano adquirido en España, no tuvo problemas para transmitir sus ideas. Por eso, apenas un año le sirvió para coronarse en la Liga de Perú y llevar a la Selección a lo más alto del continente. Ojo, ya en 1938, apenas asume, gana los Juegos Bolivarianos, con un equipo que venía de casi llevarse el Oro Olímpico en Berlín 1936. Sin dudas fue la primera época dorada del fútbol peruano. 

El Campeonato Sudamericano de 1939 fue la 15ta edición del certamen y tuvo como sede Lima, Perú. El dato curioso es que Argentina (presente en las 14 anteriores) y Brasil decidieron no jugarlo. Entonces, se diagramó un todos contra todos con los cinco equipos participantes. De la mano de los goles de Teodoro “Lolo” Fernández y Jorge Alcalde, el equipo de Jack no tuvo problemas en pasar por arriba a Ecuador (5-2), que debutaba en la competencia, Chile (3-1) y Paraguay (3-0). En la final esperaba Uruguay, que también había ganado todos sus encuentros. En un Estadio Nacional colmado (40.000 personas) y un primer tiempo vibrante, los locales ganaron 2 a 1. Y fue ese 12 febrero del ’39 el que llevó a Greenwell a ser, hasta nuestros días, el único director técnico no sudamericano en ganar lo que actualmente conocemos como Copa América.

 

“El plantel peruano que llegó a lo más alto de América, de la mano del inglés Jack Greenwell. Único no sudamericano en ganar el título. También es hombre récord como DT del Barsa: lo dirigió nueve años”

copa-1939 (1)

 

Danilo, barato y el mejor

La carrera de Danilo Alvim como futbolista pasó sin pena ni gloria entre 1939 y 1956. Estuvo en cuatro equipos de Brasil (América, Canto Do Rio, Vasco Da Gama y Botafogo). O mejor dicho sí, tuvo un día de pena (aunque sin gloria): entre 1946 y 1953 perteneció a la selección brasilera y participó del Mundial de 1950. Fue titular y testigo privilegiado del Maracanazo.

En 1956 arranca su carrera de entrenador en el Uberaba de su país, más luego pasa al Botafogo y en 1963 llega a Bolivia. Muchos testigos afirman que poco se conocía de sus cualidades como técnico, pero era barato y se necesitaba alguien que se calce el buzo para el Campeonato Sudamericano que se aproximaba. Si bien Bolivia era local, pocas expectativas había en ese equipo.

Sin Chile (por un conflicto limítrofe con el local) ni Uruguay (por no querer jugar en la altura de La Paz) se armó un mini torneo todos contra todos. Y Danilo demostró que no sólo era un DT barato y un bulto para llenar el banco de suplentes. Con sus tácticas ofensivas se cargó a Colombia (2-1), Perú (3-2), Paraguay (2-0), Argentina (3-2) y Brasil (5-4). Hasta goleó en el único partido que empató: 4 a 4 con Ecuador. Bolivia salió campeón y Alvim, que murió abandonado por todos en un geriátrico de Río de Janeiro en 1996, se convirtió en héroe a miles de metros sobre el nivel del mar.

 bolivia

“Danilo Alvim (abajo a la izquierda) llegó a la selección de Bolivia porque era barato. Hasta hoy, dirigió al único plantel que ganó un Campeonato Sudamericano”

Quizás también te interese...

Cuando Chile le dijo no a Pinochet El 5 de octubre de 1988 cayó miércoles y el 97% del pueblo chileno en condiciones de votar se acercó a las urnas en un día que - aunque nadie lo esper...
El astronauta del futuro es latinoamericano Por Adriana Cordero Chacón - @HormigaCR Franklin Chang Díaz dice que el planeta no da para más. Que en breve nos vamos a tener que ir. Por eso piensa...
¿Asesinaron a Neruda? Por Emiliano Gullo - @emilianogullo En la cama de la habitación número 406 de la clínica Santa María descansa un poeta de 69 años. Padece de cáncer d...
Recomendadas para el BAFICI: “La Once” Por Matías Mera - @mambruok Recomendadas para el BAFICI “La Once” Desde el estreno de “Boyhood” existe una percepción en el mundo del cine sobr...
Sexo, sexo y sexo en el nuevo cine chileno Por Diego De Angelis - @DieDeAngelis “Madre, podrían haberme echado del colegio por incendiar una sala, por envenenar a un compañerito o compañerita,...