Por Franco Contino – @francocontino
Todo sobre la ley que puede marcar la cancha en la región en materia de cuidado del medio ambiente y de aprovechamiento de los recursos. Qué implica el proyecto, cuál es su alcance y cuáles son sus posibilidades:  antecedentes en la discusión y los ejemplos más llamativos.

 

El proyecto de ley

El proyecto será sometido a votación dentro de unos 3 meses y está en fase de preparación. La idea de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología y Educación del Ecuador es frenar uno de los más importantes métodos de producción que sirve de motor a la industria, tanto en ese país como en todo el mundo.

A tales efectos, el organismo está desarrollando el Código Orgánico de Economía Social del Conocimiento e Innovación, que tiene como propósito “establecer el conocimiento como un bien de interés público para la sociedad, así como desarrollar las reglas básicas para la carrera del investigador y la creación y funcionamiento de los espacios en los que se genera conocimiento e innovación”.

Según sostiene el Código, obsolescencia programada deberá entenderse como “el conjunto de técnicas mediante las cuales un fabricante, importador o distribuidor de bienes, en la creación o a través de la modificación del producto, reduce deliberadamente e injustificadamente su duración con objeto de aumentar su tasa de reemplazo.” Pueden verse acá las disposiciones generales.

 

Trabajo colaborativo

Otro aspecto novedoso es la metodología que están usando los autores para llevarla adelante. Los encargados de la redacción del proyecto utilizan Wiki para trabajar en conjunto y publicar los avances del texto que irá al parlamento. Una wiki es una plataforma gratuita y de código abierto que se usa para trabajar en forma colaborativa online, cuyo expresión más acabada es la Wikipedia. El término Wiki proviene del idioma hawaiano y significa “rápido”, aunque hoy, según la enciclopedia más leía en el mundo “es el nombre que recibe un sitio web cuyas páginas pueden ser editadas directamente desde el navegador, donde los usuarios crean, modifican o eliminan contenidos que, generalmente, comparten”.

 

Obsolescencia programada

lamparitasEl caso más famoso de un producto que puede durar más de lo que permite la industria es el de la lamparita. Desde 1901 la bombita más longeva del mundo ilumina en forma constante el cuartel de bomberos número 6 de Livermore, California, y ocupa un destacado lugar en el libro Guinnes de los Records. La fascinación que ha generado este artefacto de más de 110 años es tal que la lamparita todavía es cuidada como un tesoro, hay un sitio web dedicado a ella, y una webcam la registra durante todo el día para que pueda verse en tiempo real.

 

Si bien la idea es más vieja, el concepto obsolescencia programada se lo debemos a la crisis del 30 y al economista yanki Bernard London, cuando en 1932 escribió su célebre libro titulado Ending the depression through planned obsolescence. Cuando la demanda de productos manufacturados caía abruptamente, la industria apeló a una técnica que no podía fallar: “muerto el perro se acabó la rabia”. Los productos ya no podían durar tanto.

Untitled-6La contraparte soviética de este modo de producción se concentró durante la segunda mitad del siglo XX en producir máquinas y electrodomésticos que duraran el mayor tiempo posible.

En Argentina el modelo de sustitución de importaciones fue también en esa dirección. Tal es así que muchos recuerdan la heladera de la abuela que otros tantos aún conservamos: Siam, Aurora, cuadrada, grandota y ruidosa sí, pero en todo caso eterna.

 

Antecedentes del proyecto ecuatoriano

Es ya conocido el caso de las impresoras. Muchas de ellas llevan dentro un chip que cuenta la cantidad de impresiones que se realizan con el aparato y cuando llega a una cantidad determinada de antemano por la empresa manufacturera, la impresora dejar de funcionar. Las soluciones inmediatas pueden ser dos: comprar un dispositivo nuevo, o tan solo quitar el contador (en algunos casos reiniciarlo) y zas: la máquina resucita milagrosamente.

Otro ejemplo válido para pensar el proyecto ecuatoriano es el juicio que el Instituto Brasileño de Informática le ganó a Apple el año pasado. El argumento se basó en que la compañía de la manzanita sacó la versión 4 del Ipad, tan solo 7 meses después de la tercera edición del mismo producto.

También en Francia empezó a darse la discusión al respecto, a partir de que el Parlamento de ese país aprobara aplicar penas de hasta dos años de cárcel y multas de 300.000 euros a las empresas que, con la excusa de las leyes del mercado y la supervivencia industrial, violen las leyes de defensa del consumidor.

 

Alcances del proyecto ecuatoriano

En Ecuador el proyecto alcanza por ahora tan solo a los proveedores del Estado. Resulta sumamente difícil que un país pequeño como éste pueda imponerl a las multinacionales cómo deben producir y comercializar productos que, de por sí, causan verdadera sensación en el público. Sin embargo, la administración sí puede decidir a quién le compra los suministros y bajo qué circunstancias. Si pensamos en las miles de computadoras, tuercas, lapiceras y botellas de ron, entre tantos otros objetos de los que Estados se deben munir, la ecuación empieza a tener sentido.

Así las cosas habrá que ver como queda el texto final, si es aprobado en el Congreso, cómo se reglamenta en caso de obtener luz verde, y por último, si las implicancias de la discusión parlamentaria conservan eso que muchos llaman el espíritu de la ley.

 

Bonus track

Para los detractores de esta trampa industrial y comercial que ya lleva más de un siglo, pero también para aquellos que aman lo que dura poco, les dejo un corto animado que retrata el tema desde la ficción y se llama”Consumismo y Obsolescencia Programada, Llamado de Atención!”

.

 

 

 

 

Comentarios