andy2

 

Por Andy Flores – @andyfls

 

La mezcla entre desayuno y almuerzo ahora esté de moda y tiene un nombre, pero la realidad es que existió siempre. Es la mejor manera de comer después de levantarse tarde. Preparamos una lista con tres lugares para que pruebes los brunches más completos de Buenos Aires.




Los sábados y domingos son el día ideal para el brunch. Ninguna regla lo prohíbe en la semana, pero los fines de semana suele haber más tiempo para levantarse tarde y comer sin apuro. Aunque el término fue acuñado en los Estados Unidos, no vamos a regalarle la autoría de tan hermosa costumbre, sobre todo porque el brunch existió siempre y es de todos, o por lo menos eso nos gusta pensar.

 

 

 

En la misma mesa, y en total armonía, pueden convivir quesos, frutas, licuados, yogurt, cereales, salmón, huevos fritos, ensaladas, pan, café, cerveza y, en invierno, las sopas. La propuesta es comer un poco de cada cosa y llevar a la mesa el diario del domingo o un buen libro.

Brunch y trabajo. #sopa #soup #brunch

Una foto publicada por Andy Flores (@andyfls) el

 

 

 

¿Dónde ir?

1.- FELICIDAD – Migueletes 887

collage felicidad 2

 

Es un lugar muy luminoso y tiene mesas en la vereda. Ofrece variedad de licuados – el de mango es imperdible- y los tostados vienen en pan casero. Los wraps están acompañados por papas bravas o ensalada.  No dejes de probar las tostadas francesas. Si preferís un menú armado, hay uno para el brunch: café, huevos revueltos, tostadas, wraps, granola y frutas.

2.- CAFÉ CRESPÍN – Vera 699

collage crespin

 

En pleno barrio de Villa Crespo, a una cuadra de Avenida Corrientes, el Crespín aparece en una esquina con ventanales enormes. Un café que no es pretencioso, y en su sencillez encuentra la clave para servir comida sabrosa y variada. Hay dos opciones de brunch que se puede compartir, entre los destacados están los huevos estrellados, los hot cakes y la pastelería.

3.- Malvón – Serrano 789

collage malvón

 

Es uno de los más populares de la zona, por lo que a veces es difícil conseguir mesa. Para tomar tienen muy buen café y la limonada es riquísima. Sillones, mesas, mesitas y muchas plantas hacen de Malvón un lugar ideal para relajarse un domingo. La panadería y la pastelería son un capítulo que no podés saltearte.

Comentarios