Por Andrés Flores – @andyfls

Si bien el café forma parte de la vida de los argentinos desde hace mucho no tiene más que unos años la preocupación por la calidad de la bebida. La figura del barista tomó las cafeteras de los restaurantes y bares convirtiendo la preparación en la tarea de un experto. El otro fenómeno que evidenció el cambio fue la presencia de las máquinas espresso en los hogares. Con sus diferentes diseños, precios y métodos, trasladaron la posibilidad de preparar un café de calidad a la cocina propia.

Lo primero que destacan los expertos es la importancia que tienen la calidad de los granos a la hora de preparar un buen café. A pesar de que en la mayor parte del mundo la venta del café torrado no está permitida, en Argentina se sigue comercializando. El torrado es café de mala calidad mezclado con azúcar quemada; una forma de rebajar el producto para que rinda más a costa de la salud del consumidor. El azúcar quemado tiene un efecto nocivo para el organismo. Así que la primera regla es café tostado y no torrado.

Hay emprendimientos que se especializan en lograr tostados y blends con gran detalle y dedicación como LAB Café, lo que también habla de un refinamiento del paladar de los consumidores. En los “laboratorios” se clasifican los granos seleccionados según las características sensoriales de cada uno y así se pueden confeccionar blends a gusto.

Establecimiento General de Café es uno de los lugares señalados para comprar buen café en granos o molido, aunque recomiendan molerlo en casa al momento de usarlo. Sus mesas también reciben a quienes prefieren disfrutarlo en el momento.

La apuesta de Central de Café, otra de las marcas que ofrece café en granos, es poder brindar diferentes blends para tener en la alacena y elegir día a día qué café se prefiere.

La otra pata de la industria del café es Nespresso, el gigante de las cápsulas. Si bien en los últimos años sus cafeteras y su sistema se popularizó, no faltan quienes argumentan lo poco ecológico de utilizar una cápsula descartable cada vez que se prepara un café,y este quizás sea su único punto débil. El café de alta calidad herméticamente cerrado conserva todo el olor y el sabor y proporciona la posibilidad de tener un café gourmet en la cocina de casa sin ser un barista profesional.

Pero el ritual de salir a tomar un café o juntarse a charlar con un cortado no compite con la cafetera que tengamos en la cocina, cualquiera sea. Y si de recomendar lugares para disfrutar un buen café se trata en #NTD tenemos algunos favoritos para mencionar.

MALVÓN

Café de calidad para acompañar con buena pastelería. Lo encontrás tanto en Palermo como en Villa Crespo.

LE BLE

El café acá es imposible que venga sólo, porque los brunches que ofrecen son un manjar. Tiene muchas sucursales  distribuidas en varios barrios.

LAS CORTADERAS

El café con torta es una buena opción e incluso tienen promociones para combinarlos. Queda en las cañitas y tiene mesas en la vereda para disfrutar si hace calor.

Comentarios