Joaquín Guzmán Loera volvió a convertirse en el enemigo público número uno de México al escapar, a través de un hoyo en su celda, de la Cárcel de Altiplano. Hace dos décadas innovó el negocio de las drogas con su máxima creación: el narcotúnel. NTD te cuenta cómo hizo el Chapo Guzmán para trepar a la cumbre del delito organizado creciendo por debajo de la tierra.


Por Tomas Pont Vergés – @pontomaspont

 

La noche del sábado 11 de junio, cuando faltaban diez minutos para las nueve, al Chapo Guzmán se le dio por cambiarse las chinelas por unas zapatillas, nomás para irse de paseo a la ducha de su celda. Así lo muestra la cámara de seguridad que registraba todo lo que pasaba en su calabozo de la cárcel de Altiplano. Todo excepto un único punto ciego, que el Chapo había obtenido gracias al reclamo de sus abogados a que se respetase “su intimidad”. A las 20:52, lo vemos irse a la ducha, agacharse hacía ese punto ciego, y desaparecer. El líder del Cártel de Sinaloa no tuvo más que levantar una tapa, introducirse en un agujero y descender siete metros por una escalera hacia el pasaje de un kilómetro y medio que lo llevaba fuera del penal de máxima seguridad del que nadie había logrado fugarse antes.

Siguiendo la escalera, los penitenciarios se encontraron con una extensa construcción de un metro setenta de alto y ochenta centímetros de ancho, bien asegurada, iluminada y ventilada; sostenida por tirantes de madera y vigas de metal, orientada milimétricamente. Dentro de bolsas de papel encontraron algunos pájaros, usados para detectar la eventual acumulación de los gases del generador y las motos usadas para desalojar los escombros. Cuando salieron al galpón donde desembocaba el túnel, encontraron desperdigados un generador eléctrico, dos motos, mascarillas, tubos de oxigeno, picos, palas; el uniforme del reo 3578 y varias mudas de ropa, porque sus secuaces le había llevado al Capo para que eligiera la prenda de su preferencia.

Ese domingo 12 de junio, la cara del Chapo volvía a decorar la ventanilla trasera de todos los patrulleros de México. Joaquín Guzmán Loera, volvía a convertirse en el enemigo público número uno. Había llegado a ese puesto gracias a los túneles, y una vez atrapado, se escapaba a través de uno.

Al Chapo siempre lo llamaron el “Señor de los Túneles”. A los reporteros mexicanos el túnel de la cárcel del Altiplano les recuerda a los célebres narcotúneles sembrados a lo largo de la frontera con Estados Unidos. El narcotúnel fue la gran innovación de Guzmán al negocio de las drogas. Hasta entonces, el cruce de la frontera, que multiplica inmediatamente por 25 el valor de la mercadería, se hacía por aviones. De allí que al fundador del Cártel de Juárez, Amado Carrillo se lo bautizara el “Señor de los Cielos”. Guzmán en cambio, escaló hasta lo más alto del negocio expandiéndose por debajo de la tierra. Según cifras de la Agencia de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE), desde 1990 se han encontrado en la frontera 169 túneles; de éstos, 155 fueron descubiertos a partir del 2001, los años de apogeo del Cartel de Sinaloa.

La bati bañadera narco del Chapo

La bati bañadera narco del Chapo

A nadie le sorprendió que el Chapo se fugara a través de un túnel. En 2014 en Culiacán, una semana antes de ser capturado por los comandos de la Marina, el jefe narco se había escapado de la punta de los dedos a través de un pasadizo secreto en el baño de una de sus casas. El túnel se descubría activando un brazo hidráulico que levantaba la bañadera y descendía hasta las alcantarillas camino al Río Humaya. Una vez que el “Señor de los Túneles” cayó, los investigadores descubrieron que siete de sus casas en Culiacán estaban conectadas por esta red subterránea, que le permitían moverse de un sitio a otro sin salir a la calle.

El primer túnel del Chapo fue encontrado en Douglas, Arizona, en 1990. En funcionamiento desde 1987, el túnel cruzaba la frontera con la localidad de Agua Prieta. Contaba con rieles, carros mineros, un elevador, sistemas de drenaje y compresión de aire, y su entrada se escondía debajo de una mesa de billar. El día que fue descubierto, la policía encontró allí más de una tonelada de cocaína y 10 millones de dólares en efectivo. El encargado de su construcción fue el arquitecto Felipe de Jesús Corona Verbera, el único hombre – según la periodista Eileen Truax – que le habló al Chapo “de tú”.

tunel1

Croquis del túnel de Douglas, la primera creación del Chapo

 

El “Arquitecto”, como lo llamaba el “jefe de jefes”, fue perseguido por las autoridades desde el hallazgo de Douglas, pero recién en 2003 dieron con él. Otros colegas suyos también marcharon pal calabozo: en 2008, el ingeniero Luis Carlos Ayala González, y en 2012 José Sánchez Villalobos, alias “Quirino”. Los tres eran miembros de la División de Ingeniería del Cartel de Sinaloa. Hombres clave para la estructura narco, al nivel de pistoleros y financistas.

 

Sobre el tunel de Altiplano:

Quizás también te interese...

¿Cuál es la ciudad más visitada en Latinoamérica?... Un estudio reciente reveló cuáles son las ciudades más visitadas del mundo. El top ten de Latinoamérica puede resultar soprendente, pero los datos de ...
Amor por correspondencia: los amantes de Frida Kah... Por Sofía Benavides -@sofiasbenavides Su obra dejó una marca en el arte del siglo XX, identificó a una nación, cruzó fronteras, llegó a lo más alto...
Mariachis, Reggaes, gringos y la bomba hondureña Por Alejandro Mac Laughlin La historia de los países invitados a jugar la Copa América con los diez seleccionados sudamericanos que conforman la CONM...
Cuatro plazas emblemáticas de Latinoamérica La plaza es un punto neurálgico, un lugar de encuentro donde confluyen la historia pasada y presente. Turistas y locales, festejos y protestas, todo t...
El barrio mexicano que se convirtió en un mural gi... En Palmitas, un barrio de casas humildes construidas sobre un cerro en el Estado de Pachuca, un mural de 20 mil metros cuadrados cambió para siempre e...