mambru2Por Matías Mera – @mamrbuOK

 

Hace poco más de una década y casi por casualidad se encontró en el desierto de Atacama (Chile) un extraño esqueleto de 15 cm de altura, cabeza ovalada y dientes muy formados. ¿Humano o alienígena?. Esta es la historia de Ata, el humanoide del Atacama

Algo brilla en el desierto

Invierno del Año 2003. Oscar Muñoz recorre como todos los días el desierto de Atacama en plena búsqueda cachurera.

El cachureo es para Oscar como para tantos otros habitantes de la Pampilla Salitrera Chilena su medio de vida. La actividad consiste en la búsqueda de botellas, objetos antiguos, fichas olvidadas en estaciones perdidas por el desierto y todo tipo de elementos extraviados en el tiempo. Las mismas serán luego vendidas en tiendas de antigüedades, casas de campo, pubs y todo tipo de espacios que a lo largo de la ruta pueblan sus paredes y vitrinas con esta decoración poco tradicional. El cachurero es una especia de “busca” arqueológico.

Ese día Oscar se había acercado hasta el Municipio de La Noria en la búsqueda de una iglesia abandonada que, le habían comentado otros colegas, se encontraba por la zona. Siempre buscando en los alrededores y armado de su pala, comenzó a excavar en el suelo buscando algo que le permitiese pagar la olla esa semana. Con el sol del invierno en la nuca y el aire seco del desierto rebotándole en la frente, introdujo su pala en un terruño seco frente a la iglesia. Luego de un par de paladas, en las que arrojaba la tierra extraída hacía un costado, detectó un pedazo de tela blanca que asomaba entre el suelo. Lo tomó, y enseguida se dio cuenta de que esa tela era una suerte de envoltorio. Un cinto violeta cruzado con un moño tipo crespón eran todo el paquete. Oscar desprendió lentamente el moño y abrió la tela al medio. Lo que iba a ver en su interior no le llamó demasiado la atención a él, pero sí al resto del mundo. Sería quizás el descubrimiento científico más inexplicable del que tengamos memoria.

humanoidelanoria

La Noria es un pueblo abandonado a 50km de Iquique, en el desierto de Atacama

El hallazgo

Lo que había en ese improvisado paquete, enterrado junto a la iglesia, era un esqueleto de quince centímetros de largo, cabeza ovalada y ojos saltones. Ya dijimos que a Oscar no le llamó demasiado la atención el hallazgo y solo se limitó a colocarlo entre sus otros hallazgos, la mayoría baratijas y botellas con algunas década de añejamiento en el desierto.

Al llegar a su hogar en Iquique tomó el teléfono y comenzó a conversar con posibles compradores. Luego de un par de llamados no tardó mucho en dar con un interesado. El dueño de un PUB en Iquique, un habitual comprador que tenía decorado todo el local con sus hallazgos arqueológicos.

A la fotito, a la fotito

Cual casa de Los Simpsons en el capítulo del ángel, pronto el pub de Iquique se convirtió en un centro de peregrinación para Ufólogos, científicos y todo tipo de curiosos. Si bien Oscar Muñoz había vendido el objeto en apenas treinta mil pesos en los primeros días de exposición del hallazgo, su propietario actual solicitaba entre trescientos cincuenta mil y quinientos mil pesos, tan solo por una fotografía.

A partir de todas estas visitas comenzaron los tesis, teorías y elucubraciones acerca del origen.

Todas las hipótesis todas

En un mundo donde parece haberse agotado la capacidad de asombro, este tipo de hallazgos rompen con la rutina y conmueven al mundo de las ciencia y sobre todos al de las pseudociencias que encuentran en estos acontecimientos la piedra angular o sus propios eslabones perdidos para dilucidar otros misterios. Los Ufólogos por ejemplo aseguraban que se trataba de un alien. Algunos criptozoólogos (que son quienes estudian fenómenos como el Pie Grande o el Monstruo del Lago Ness) hablaban de un híbrido humano o los restos de una especie extinta.

El principal estudio científico sobre el esqueleto llegó de la mano de Francisco Etxeberria. Francisco cuenta en su haber con el hecho de haber participado del análisis de los restos del cuerpo de Salvador Allende, entre otros famosos casos y se hizo cargo de los estudios cuando el esqueleto fue adquirido por Aldo Nava, un empresario catalán, amante de la Ufología. El antropólogo confirmó que el presunto alienígena era «fuera de toda duda, un feto humano momificado completamente normal», según recogía el informe médico pericial. La edad de gestación era de 15 semanas e incluso tenía una porción de cordón umbilical pegada al abdomen. Esas conclusiones derivaban de los primeros estudios y eran hasta ese momento las más firmes. El misterio de “Ata”, como se había bautizado a nuestro protagonista, parecía terminado para siempre y con él las posibilidades de descubrir aunque sea, tan solo uno de los misterios más populares de nuestros días.

El humanoide Atacama de nuevo

Todo se mantuvo y sin novedad hasta el 2012, cuando el Dr. Steven Greer, un conocido estudioso de la Ufología mundial anunció el estreno del documental “Sirius”. El mismo posee tres módulos entre los cuales se encuentra uno dedicado exclusivamente al hallazgo del humanoide. Los otros están dedicados a la teoría del complot mundial para ocultar las existencia de vida extraterrestre, lo cuál le quita quizá algo de credibilidad, pero las pruebas aportadas en cuanto a la autopsia son por su fuente, bastante fidedignas.

El análisis del esqueleto estuvo a cargo del Dr. Garry Nolan, profesor en el Departamento de Microbiología e Inmunología Rachford y Carlota A. Harris de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

A través del análisis de ADN de dos de sus costillas, Nolan llego a la conclusión de que el esqueleto se trataba de una extraña mutación humana, nunca antes vista. Lo cuál ya marcaba una diferencia con los estudios anteriores que ponderaban la teoría del feto.

Sin embargo, esta no sería la única controversia. Según los nuevos estudios y a partir del análisis de las rodillas del cuerpo momificado se llegó a una sorprendente conclusión: “Ata” habría vivido entre seis y ocho años y la causa de su deceso sería un golpe en el cráneo según los análisis finales. No sólo eso, sino que a través del análisis del ADN mitocondrial encontrado en sus costillas, pueden los científicos concluir que su madre haya sido una indígena que habitaba el lugar.

Los análisis están, pero qué y quién fue realmente “Ata”, sigue siendo un misterio.

Sirius (2013)

Quizás también te interese...

La sangre azul (o celeste) del príncipe multicampé... Por Alejandro Mac Laughlin Repasemos juntos la historia de Enzo Francéscoli: el ídolo del fútbol uruguayo jugó cuatro ediciones con la selección de s...
Cómo escapar de la cárcel disfrazado de mujer Por Pablo Taricco - @tariccopablo En septiembre de 1957 el referente de la Alianza Nacionalista Argentina Guillermo Patricio Kelly estaba preso en Ch...
Grandes escándalos del fútbol latinoamericano En una semana de polémicas made in FIFA hay que decir que los bochornos futboleros existen desde el principio. Algunos son grandes historias, otros si...
Madonna, Pelé y Pinochet: La historia de El Nacion... Por Walter Rotundo - @walterrotundo El escenario donde el próximo jueves se dará el puntapié inicial de la Copa América, fue inaugurado el 3 de dicie...
Así es como vivían el sexo los Incas El sexo se vivió de diferentes maneras a lo largo del tiempo y según la cosmovisión que cada sociedad tuviera. El arte construye una representación so...

Comentarios