Genio indiscutido del fútbol boliviano. En los pies de “El Maestro” estuvo el liderazgo para que Bolivia conquiste el único título internacional que ostenta, la Copa América 1963. Le ganó a, entre otros, Argentina por 3 a 2 y a Brasil por 5 a 4 ( abajo les dejamos el video con los goles del genio Ugarte y compañia ). Acá te contamos su historia.

Comenzó su carrera en el Huracán de Tupiza y luego jugó en el Bolívar de La Paz, de allí su talento se fue para el San Lorenzo de Almagroluego a Colombia y su el Once Caldas. Le ganó a Pelé y hasta goleó a River Plate por 7 a 2. Quién lo ha visto jugar dice siempre lo mismo, era un genio, un distinto.

Tupiceño, como tantos otros futbolistas, Ugarte tuvo un origen humilde y poco a poco empezó a despuntar el vicio del fútbol en el club Huracán de Tupiza, al sur de Bolivia. Cuentan que se pasaba todo el día jugando a la pelota, fuera con un par de medias, una bocha de trapo, o una naranja; el Maestro se dedicaba de lleno a su pasión cuando no trabajaba en la fábrica de uno de sus tíos.

Dicen que la manera en que manejaba la pelota no era común. Que hacía cosas que nadie antes había hecho.

Estaba a la altura de Pelé o Maradona y que hasta “O Rei” le dijo en un partido que era mejor que él.

Jugó 26 años en el selección de su país y se retiró sólo luego de salir campeón de América. Dicen también que el día del estreno del estadio Nacional de Lima le hizo un gol increíble a Perú, eludiendo a medio equipo. Otros recuerdan los dos goles que le hizo a Amadeo Carrizo cuando Bolívar goleó a River 7-2, en 1956, en un amistoso.

Tenía una muy peculiar manera de patear los penales: de espaldas al arco hasta el silbato del árbitro.

Tenía un físico extraño, era flaco y lucía como cansado -“no parecía futbolista”, recuerdan sus excompañeros- pero muy ágil y rápido, lo contrató San Lorenzo de Almagro para llevarse el talento del Maestro a Buenos Aires. Debutó con dos goles, pero nunca pudo superar el celo de algunos compañeros (en especial del Nene Sanfilipo) y la nostalgia por su tierra natal, donde era adorado. Jugó también en Colombia -Once Caldas, de Manizales, compró su pase-, cuando el fútbol cafetero estaba repleto de estrellas de Argentina y toda Sudamérica.

Pero el pico de gloria llegó en el ocaso de su carrera: en 1963. Ya con 16 años en el fútbol de primera, fue campeón sudamericano con Bolivia, tras superar una apendicitis una semana antes del certamen, que hospedó el país del altiplano. Con dos victorias en los últimos partidos sobre Argentina y Brasil (dos goles incluidos), en una tarde en Cochabamba que ningún futbolero boliviano olvidará jamás.

Como tampoco borrarán de su memoria las interminables tardes en las que el Maestro era sacado en andas del estadio Hernando Siles de La Paz hasta la sede del club o, incluso, su casa.

“No necesitaba taxi, lo llevaba la gente”

Eso aseguran quienes vivieron aquellas jornadas de fiesta futbolera. Falleció hace casi veinte años, y aunque los más jóvenes quizás no lo recuerden, el Maestro dio cátedra en el fútbol sudamericano. El más grande jugador que en todos los tiempos dio Bolivia. El Maradona boliviano, “El Maestro Ugarte”

Quizás también te interese...

El “Tino” Asprilla: Porno fútbol star Por Walter Rotundo – @walterrotundo En esta oportunidad no nos ocuparemos mucho de sus participaciones en la Copa América, aún así agradecemos que el...
Rody Soria, el amo de las banderas Rody Soria vino al piso de NTD.  Se trata del telonero más groso no sólo de Argentina, sino de América Latina.     Escuchalo acá: ...
Chile, el equipo más perdedor de la historia Por Walter Rotundo – @walterrotundo TU NO HAS GANADO NADA, EN VARIOS IDIOMAS… Si bien el presente y el pasado próximo nos marcan una tendencia acerca...
Jamaica, Uruguay, Paraguay y Argentina en el grupo... El caso uruguayo es de los más sobresalientes. A fines del 2013 el Parlamento aprobó un la ley que regula la producción y el consumo dentro del paisit...
América Latina está de moda Por Diego González No hay una definición acabada sobre qué cosa es América Latina ¿Un mundo al sur de los Estados Unidos? ¿Una herencia colonial? ¿...