El historiador ariasó por los estudios de Nacional Rock en la Feria del Libro y conversó con No Tan Distintos sobre su nuevo libro “La voz del gran jefe – José de San Martín”. Pigna lleva 13 libros publicados además de un sinfín de columnas y programas de radio y tv sobre la historia argentina.

“La voz del gran jefe - José de San Martín”

“La voz del gran jefe – José de San Martín”

“José de San Martín es uno de los hombres más nombrados y más homenajeados de nuestro país y a la vez, paradójicamente, uno de los menos conocidos en toda su dimensión”, así inicia Pigna su último libro en el que propone desentrañar los mitos y debates que construyeron la imagen de San Martín como el “Padre de la Patria”

“Está cambiando la imagen que los pibes tienen de los próceres. Recién un nene disfrazado de San Martín me pidió que le firme un libro. Me encantó y fui yo el que le pedí a él que nos sacáramos una foto”, contó Pigna, que hace unos años publicó un libro de cómics sobre la historia argentina. La relación de los más chicos con la historia de nuestro país fue un proceso que comenzó a cambiar en la última década y que generó una gran identificación de los chichos con los próceres. Para ejemplos alcanza con Zamba.

El padre de la patria

“Sobre San Martín hay mucho escrito, pero aún así hay ausencias”, dijo Pigna. Por eso para su nuevo libro se centró en otro aspecto, el del pensandor: “San Martín leía mucho sobre filosofía, teatro, política, era un gran admirador de William Shakespeare y Miguel de Cervantes. Todo el tiempo tenía presente la literatura y ese es un aspecto que los gobiernos militares que tuvo el país recortaron para mostrarlo como un militar, y por añadidura a los militares como padres de la patria”.

Simón Bolívar es el otro libertador latinoamericano que cruza sus caminos con San Martín. “Es un personaje interesantísimo, y un dato poco conocido es que Bolivia lleva su nombre por Bolívar. Hay también una novela de Gabriel García Márquez que habla, entre realidad y mito, de Simón Bolívar”, planteó Pigna, en referencia a la novela “El general en su laberinto”.

El encuentro de Guayaquil fue el encuentro entre los dos libertadores de América del Sur en 1822. “El contenido de ese encuentro nunca estuvo oculto”, desafió Pigna: “Los que inventaron el misterio fueron los liberales de Argentina que lo abandonaron y lo boicotearon. San Martín quería terminar la guerra del Perú con su propia fuerza, no recurrir a Bolívar”. Y es que en ese momento gobernaban en el Río de la Plata los enemigos de San Martín, con Rivadavia a la cabeza, que temían que una vuelta triunfante del Perú lo trajera a San Martín con honores y se convirtiera en el futuro presidente que el congreso terminaría eligiendo en 1824. “Ambos líderes conocían sus desacuerdos. Mientras San Martín planteaba la necesidad de construir una monarquía constitucional, Bolívar proyectaba una república cuasi dictatorial”, detalló.

[huge_it_portfolio id=”6″]

Mierda, carajo.

“San Martín carajeaba mucho”, lanzó Pigna al ser consultado por el título del capítulo Carajo no me pida más, que refiere a una respuesta de Pueyrredón a San Martín cuando éste le demanda más recursos para continuar la campaña del Perú. “Aunque llene la cárcel de capitalistas no voy a poder reunir el dinero que usted me pide”, dijo Pigna que respondió Pueyrredón. El Padre de la Patria, parece, solía carajear a más de uno. En las cartas del prócer sobre la oligarquía mendocina de aquel entonces escribía “mire a estos carajos”, fragmentos que posteriormente fueron transcritos como “mire a estos señores”.


Podés escuchar la nota completa a continuación:

Quizás también te interese...

El Maradona boliviano, Víctor Agustín Ugarte Genio indiscutido del fútbol boliviano. En los pies de "El Maestro" estuvo el liderazgo para que Bolivia conquiste el único título internacional que o...
El verdadero Indiana Jones descubrió Machu Picchu Por Pablo Taricco - @tariccopablo Cuatro billetes de 100 dólares, o una tarjeta de crédito. También sirven 1252 soles para subirse al Hiram Bingham...
Hay que robar el sable del Libertador Argentina, 12 de agosto de 1963, 19hs. Un grupo de jóvenes irrumpe en el Museo Histórico Nacional de la Ciudad de Buenos Aires. Reducen al guardia y r...