En plena temporada de mega festivales de rock como el Lollapalooza o el Vive Latino, recordamos al más multitudinario y barato de la historia del rock latinoamericano: el Festival de Rock y Ruedas de Avándaro, en 1971. Durante tres días, 250 mil mexicanos convivieron en paz y amor, pero a partir de entonces el rock fue perseguido por el Estado, como en ningún otro lugar.


Dos semanas al año, las estrellas de rock del momento recorren latinoamérica. El raid de este año comenzó el 13 de marzo en México con el Vive Latino, y siguió viaje bajo la franquicia Lollapalooza. Haciendo escala primero en Santiago de Chile, desembarcó en Argentina los días 21 y 22 sobre el Hipódromo de San Isidro; para terminar el último fin de semana de marzo en San Pablo.

El festival creado por Perry Farrell lleva 50 bandas y una crew de cinco mil personas, para repartir sobre tres escenarios cargados con más de 50 toneladas de equipos de sonido, luces y vídeo. Todo sea para recibir y entretener a 130 mil personas durante dos días, y de paso facturar en dos días entre 100 y 150 millones de pesos.

Pero hubo un tiempo que fue hermoso y libre de verdad, donde no se necesitaban esas cifras para convocar semejante multitud.  Por caso, el festival de rock más multitudinario y convocante de la historia del continente fue organizado en una semana y con presupuesto de 40 mil pesos mexicano. Una bicoca.

Ocurrió hace más de 40 años en México, y se lo conoció como el Festival de Rock y Ruedas de Avándaro, a un par de kilómetros del Distrito Federal.

LA REVOLUCIÓN DE EMILIANO ZAPATA – Nasty Sex

Fue Woodstock el modelo a seguir en Avándaro. La leyenda cuenta que los organizadores de una carrera de autos le pidieron a un productor, Armando Molina para que convocara a algunas bandas de rock para tocar. Esperaban unas tres mil personas a lo sumo, y no hicieron nada de prensa.

Pero unos días antes de la carrera, empezaron a llegar a dedo muchachas y muchachos desde los cuatro puntos cardinales. Aquel 11 de septiembre de 1971, el circuito de Avándaro sobre el valle Bravo amaneció colmado por cientos de miles personas, y la carrera se suspendió, por supuesto.

Durante los tres días del Festival llovió, y el campamento hippie se convirtió en un inmenso barrial. Al primer día se acabaron las provisiones del pueblito de Avándaro y el ejército tuvo que tirar provisiones desde helicópteros.

Eran años agitados en México. En 1968, mientras el país se preparaba para hospedar los Juegos Olímpicos, estalló un movimiento juvenil contra la partidocracia del PRI. Diez días antes del inicio de los Juegos, el 2 de octubre de 1968, el ejército reprimió una movilización en la Plaza de la Tres Culturas de Tlatelolco, que terminó en la masacre de más de 300 manifestantes.

A partir de Tlatelolco todo ese descontento juvenil con la censura política se había encauzado hacia la cultura rock.

THREE SOUL IN MY MIND – Abuso De Autoridad

Todos los ojos de México se posaron sobre Avándaro, para entender qué estaba pasando ahí.

Tocaron unas diez bandas que lo hicieron por chirolas, y los shows se transmitieron por radio. Cada show fue un descontrol total, básicamente porque la gente tomaba por asalto el escenario mientras las bandas tocaban.

La imagen más recordada del festival es que llaman “La encuerada de Avándaro”, una jovencita llamada Alma Rosa González López que se subió al escenario y bailó desnuda durante el show de los Peace & Love, la banda que cerraba el festival.

Fue durante la canción Mariguana de Peace & Love, mientras la multitud coreaba el estribillo, que el cantante Felipe Maldonado arengando gritó “canten todos chinga su madre”.

Para la autoridades esto fue el acabosé. El PRI podía tolerar 250 mil hippies bailando desnudos, podían tolerar que las consignas del 68 se agitaran todo el tiempo, las odas a la marihuana, pero jamás que se insulte en público por radio. El presidente Luis Echeverría ordenó inmediatamente el fin de la transmisión.

La prensa rápida de reflejos, emprendió al día siguiente una campaña de demonización: que más de dos toneladas de cannabbis y 50 mil litros de bebidas alcohólicas se habían consumido, que los jóvenes se revolcaban en el barro en grandes orgías, y que el festival estuvo plagado de guerrilleros.

PEACE & LOVE – Mariguana

A los pocos días, el presidente Echeverría dictó una ley, donde se prohibía los espectáculos y la distribución de discos de rock en el Distrito Federal. Comenzó así lo que se llamó “El Hoyo Negro del Rock en Mexico”, una época de 15 años en donde el rock circuló de manera clandestina.

Avándaro, el festival más multitudinario y barato de la historia del rock, hito fundacional y a la vez maldición del rock mexicano.
tumblr_m7c6uxgqrV1rabgjfo1_1280