ale mc loghlinPor Alejandro Mac Laughlin

En la semana del choque Argentina-Colombia en Chile, revivimos la historia de Sergio Goycochea, el arquero argentino que se hizo héroe atajando penales en el mundial Italia 90, pero también fue determinante en el partido clave entre criollos y cafeteros en semifinales de la Copa América 93, cuando le atajó el penal decisivo a Victor Hugo Aristizábal para llegar a la final. Meses después, Goyco también sería parte del histórico 5 a 0 colombiano. De yapa, su recuerdo como pionero de publicidades de ropa de interior y su particular cábala en las definiciones desde los doce pasos.
Nacido un 17 de octubre de 1963 en Lima, Buenos Aires, Sergio Javier Goycochea comenzó su carrera profesional en el CADU (Club Atlético Defensores Unidos), de Zárate, un equipo que milita en las categorías menores del fútbol argentino. Tres años allí le alcanzaron para ser comprado por River, que estaba hundido en una crisis institucional y llevaba juveniles y jugadores desconocidos. En un par de años, Sergio se afianzó como suplente de Nery Pumpido, campeón con la Argentina de Maradona en México 86. Lo curioso fue que, tiempo después, en la Selección, también sería opción de recambio del mismo portero, hasta su consagración en Italia 90.
Pero antes, tuvo que sufrir: en 1988 fue transferido a San Lorenzo, pero no pasó la revisación médica y se corrió un rumor muy fuerte de que estaba infectado por el virus del HIV. No se supo bien desde dónde salió la mentira, lo cierto es que la operación se frustró y Goycochea terminó emigrando al Millonarios de Colombia a empezar de nuevo. Allí fue clave en la obtención de la liga colombiana de 1989 y Bilardo lo convocó para ser suplente de Nery Pumpido, como en River, pero esta vez en el Mundial 90, en Italia.
Y a partir de aquí, el camino a la gloria: en el segundo partido, ante la URSS, Pumpido dejó el campo por una grave lesión y Goycochea ingresó en su reemplazo. Enseguida, recibió como ayuda “la otra mano de dios”, la misma del 86, la de Maradona, pero esta vez para sacarle un gol a Rusia en la línea y darle confianza. Pasó un empate ante Rumania y llegaron los octavos de final ante Brasil.

Con ambos palos como aliados, el uno mantuvo el cero y dejó lugar para una genialidad entre Diego y Caniggia y el pase a cuartos. Ahí empezaría a convertirse en Goyco.

Luego de penar en los 120, Argentina llegó a los penales ante una poderosa Yugoslavia. Erró Maradona y se venía la noche. “Quedate tranquilo, atajo dos y pasamos”, le susurró al oído el futuro nuevo héroe al eterno. Por supuesto, los contuvo y metió a los de Bilardo en semis. Ese día, al terminar el tiempo extra, el arquero pidió que lo rodearan para orinar, ya que era una molestia ir al baño antes de los penales. El DT, abonado a la superstición, no olvidaría el detalle. Llegaron las semifinales, un partido durísimo ante los italianos en la tierra donde jugaba el mejor del mundo, en Nápoles. 1 a 1 en los 120, de nuevo a definir desde los doce pasos.

El entrenador y el propio Goycochea ya sabían los pasos a seguir: ronda de todo el plantel, y meo en el verde césped.

Esta vez Diego convirtió y Goyco, (ahora sí, y para siempre, Goyco) les contuvo a Donadoni y Serena para que los argentinos llegaran nuevamente a la final. Ahí, Estuvo cerca de atajarle a Andreas Brehme un penal ejecutado a la perfección, el que le dio el título a Alemania a poco de terminar el partido. De todos modos, al volver, todo había cambiado.


Se adueñó del arco de la selección, conoció hasta el último estudio de televisión, fue furor en las mujeres argentinas, y fue el primer futbolista en hacer publicidades de ropa interior, para la marca Eyelit. Ya como titular de la Selección, ganó la Copa América 1991, en Chile, en la que Argentina no necesitó de sus dotes para los penales. En la de 1993, en Ecuador, los dirigidos por Alfio Basile volvieron a necesitarlo. En cuartos, nada menos que ante Brasil (le atajó a Boiadeiro) y en semifinales, frente a Colombia: en un partido cerrado (ya habían empatado en la primera fase) no se sacaron diferencias. Esta vez venía complicada la mano para el arquero, pero pudo taparle a Aristizábal y meter a los albicelestes en una nueva final, con título incluido a la postre. En cada definición, claro, hubo ronda para que el uno hiciera sus necesidades en el medio del campo de juego.
Luego del 5 a 0 que los cafeteros le propinaran a la Argentina en el mismísimo Estadio Monumental por las eliminatorias a USA 94, la situación de Goycochea ya no volvería a ser la misma, ni en la Selección, ni en River, donde, a pesar de ser campeón, sufriría algunos goles tontos de forma consecutiva. Así fue que para el Mundial, el Coco Basile se decidió por Islas y ése sería el fin del idilio del número uno con la albiceleste. Se retiró en 1999 en Newell’s de mucha mejor forma de la que había mostrado en ese fatídico 94. De allí en más, empezó una carrera como conductor de TV que hasta el día de hoy lo tiene en la pantalla grande.

 Bonus: El escorpión del Goyco

Campos, el arquero-volante mexicano y Chilavert, forman parte de los arqueros más queridos y reconocidos de Latinoamérica. También entran en este grupo el Goyco y René Higuita. Les copmartimos una charla en la que el colombiano le enseña al argentino a realizar su famosísimo “escorpión

Quizás también te interese...

Mamás brasileñas cuidan a sus filhos en las cancha... Recife es una de las ciudades donde el fútbol brasileño se pone más violento. En el Arena Pernambuco son moneda corriente los enfrentamientos entre hi...
El fútbol de derecha Por Diego González - @diegon2001 A partir del escándalo del Boca - River se inició una época de legislación. ¿Fue la barra? ¿Quisieron perjudicar a A...
Carta a Messi de un maradoniano Walter conoció a Stella Maris hace 14 años. Cuando oficializaron su relación, él le dijo: "nosotros vamos a tener dos hijas: la primera se va a llamar...
Alex Aguinaga, el más perdedor de la Copa América... Por Walter Rotundo – @walterrotundo Chile, Venezuela y Ecuador. De diez países afiliados que tiene la Conmebol, sólo tres no ganaron nunca la Copa ...
El “Tino” Asprilla: Porno fútbol star Por Walter Rotundo – @walterrotundo En esta oportunidad no nos ocuparemos mucho de sus participaciones en la Copa América, aún así agradecemos que el...