En una semana de polémicas made in FIFA hay que decir que los bochornos futboleros existen desde el principio. Algunos son grandes historias, otros simplemente pequeñas mezquindades, los menos se transitan poéticamente y hay uno que otro que podría ser indignante. De todos modos, aprovechemos para recordar algunos que marcaron al balonpié latinoamericano.

Una ayudita para Garrincha

Mané Garrincha

Mané Garrincha

Chile, 1962: Ante un Estadio Nacional de Santiago repleto, Brasil vence al local por 4 a 2 y accede a la final. Lo malo, la roja al ídolo y conductor del equipo Mané Garrincha. Pelé, lesionado, había abandonado el seleccionado en la primera ronda. Por eso, sin ídolos en el verde césped, las alarmas se encienden en la Confederación Brasileña del Fútbol (CBF). Interviene el propio Palacio del Planalto con una carta del presidente brasileño Tancredo Neves al titular de la FIFA Stanley Rous en la que expresa que “el gobierno brasileño espera que las autoridades de la F.I.F.A. autoricen la presencia en la final de todas las estrellas brasileñas, y en especial de Garrincha, un extraordinario atleta cuya disciplina y limpieza son conocidas en todo el mundo, le pido esto en nombre de la alegría del pueblo brasileño”. Pero eso no es todo. Por las dudas la CBF le hizo llegar al juez de línea uruguayo Esteban Marino unos u$s 5.000 para que sea moderado en su informe disciplinario, mientras que el gobierno peruano le aconsejaba a su connacional, el árbitro Arturo Yamazaki, que haga lo propio en el informe. Como era de esperar, Garrincha jugó la final contra Checoslovaquia y consiguió el 2do título mundial para la verdeamarilla. Fans y poetas, felices por Garrincha y el fútbol.

A las piñas con Gardel

Carlos Gardel

Carlos Gardel

Hoy en día el periodismo considera un esperpento cualquier pelea grupal de futbolistas, e invoca la moral para hacer paralelos incomprensibles entre el fútbol y la sociedad. En NTD no estamos a favor de la violencia, solo queremos decir que a finales de los años 20 la cosa era diferente. Después de la final de fútbol de los Juegos Olímpicos de Amsterdam, en la que Uruguay venció a Argentina por 2 a 1, Carlos Gardel pretendió agasajar al fútbol latinoamericano con una gran cena. Aprovechando una serie de presentaciones en París, invitó a ambos combinados a una cena show en un famoso cabaret de la capital francesa. El recorrido en tren lo habían hecho en vagones separados porque el clima entre los jugadores no era el mejor, pero una vez en el salón parisino, el propio Gardel se encargó de sentar a un uruguayo al lado de un argentino para consolidar los lazos de amistad. Grave error. Así lo cuenta el propio Raimundo “Mumo” Orsi, defensor de la selección argentina y violinista aficionado: “Justo a mi lado sentó al negro Andrade, a quien yo le había dado muy mal de atrás y ya en el suelo le pisé una mano. ‘Estoy rengo por culpa tuya’, me dijo y agregó: Algún día me voy a vengar’”. Según cuentan, en un momento de la noche, como para bajar la tensión, Gardel subió al escenario para cantar el tango “La Cieguita” y dedicarlo a los “campeones suramericanos” sin distinguir ambas orillas del Río de la Plata. Así lo cuenta Orsi: “Gardel me dijo desde el escenario: ‘Mumo, ¿por qué no sube y me acompaña con el violín? Sabía que lo hacía bastante bien y que algunas noches llegué a tocar con Francisco Canaro. Bueno, arrancamos “La Cieguita”, después que un tipo del Olimpia que estaba allí me prestó su Stradivarius. Cuando terminamos, después de los aplausos, empezaron a cruzarse miguitas, después, panes, al rato volaban las botellas de vino. La confraternidad rioplatense se fue al diablo. En medio del desorden vi a un rengo que se me venía encima. No sé si era el negro Andrade pero, por las dudas, le rompí el Stradivarius en la cabeza”.

Un arquero muy tramposo

"El cóndor" Rojas

“El cóndor” Rojas

Brasil, 1989: Las eliminatorias para el Mundial Italia 90 llegaban a su fin y el seleccionado chileno tenía una parada muy difícil de visitante en el Maracaná. Debía ganar para mantenerse en carrera, pero promediando el segundo tiempo Brasil lo superaba por 1 a 0 y lo dejaba sin chances de clasificación. De pronto, el portero trasandino cae al suelo tomándose el rostro con ambas manos. Junto a él, los destellos finales de una bengala que había caído desde la tribuna. La confusión reina. Los jugadores se agolpan alrededor del portero Ricardo “El Cóndor” Rojas. El árbitro Juan Carlos Lousteau intenta controlar la situación. Hay algunos empujones. La camilla de los paramédicos no llega, y por las cámaras de TV puede verse sangre en la cara del Cóndor. Finalmente un grupo de jugadores chilenos levanta a su arquero semi inconciente y lo sacan de la cancha casi a la rastra, abandonando el partido. En las afueras del estadio, la policía detiene a una mujer como principal sospechosa: Rosemery Mello, que pasaría a la historia como “La Fogateira” del Maracaná. Sin embargo, las pericias realizadas luego sobre la herida de Rojas iban a demostrar que fue el propio arquero quién se autoinflingió un corte con un elemento cortante escondido en su guante. Pretendía así una sanción a la selección brasileña y el pase al Mundial Italia 90 para Chile. Contrariamente, la FIFA suspendió al Cóndor Rojas de por vida, y le impidió a los chilenos presentarse en dos mundiales, causando una profunda desazón en todo el país. La Fogateira, por su parte, tuvo su momento de fama y fue invitada a decenas de programas de televisión e incluso posó en la revista Playboy Brasil.

El jardinero rufián

Cruz ensangrentado

Cruz ensangrentado

Bolivia, 1997: Argentina y la selección local se enfrentaban en la altura de La Paz por un lugar en el Mundial de Francia 1998. El técnico visitante, Daniel Passarella, había realizado desafortunadas declaraciones en la previa del partido, argumentando que jugar a tantos metros sobre el nivel del mar era “inhumano”. Por eso, el clima en el estadio boliviano era absolutamente desfavorable para los argentinos. Un tiempo atrás, el mismo DT había sido el autor de una de las frases más recordadas del fútbol sudamericano tras un partido contra la selección de Ecuador: “La pelota no dobla” había dicho Passarella, y a partir de allí se había instalado como uno de los principales críticos del fútbol en la altura. Aquel 2 de abril de 1997, el partido fue muy difícil para la selección albiceleste, que debió enfrentar la estridente y a veces tensa antipatía de los locales. En el primer tiempo incluso, ambos bancos de suplentes llegaron a enfrentarse a los golpes, anticipando lo que sería un final escandaloso. Hacia el final del encuentro, cuando el seleccionado verde ganaba por 2 a 1, el delantero argentino Julio “El Jardinero” Cruz se acercó al banco de suplentes boliviano a buscar el balón, y mantuvo un cruce verbal con algunos jugadores, hasta que el utilero de la selección local le aplicó un potente cross de izquierda sobre el rostro. A partir de allí, una batalla campal. El jugador fue llevado por sus compañeros al vestuario, desde donde trascendió luego una fotografía que mostraba el rostro ensangrentado del delantero. Sin embargo, al ver la repetición pudo constatarse no sólo que Cruz no había sido herido en el altercado con el utilero, sino que además este lo había golpeado del lado opuesto al que ahora Cruz mostraba herido. Un bochorno. El médico argentino argumentó luego que Cruz se había golpeado al entrar al vestuario, desmintiendo lo que al principio se había dicho: que la lesión era producto de la agresión. En confusas circunstancias, el partido fue dado por ganado para la selección boliviana y Argentina no sufrió ninguna sanción pese a la notoria simulación. Algunas quejas llegaron desde Chile, donde no olvidaban las sanciones a su equipo tras el affaire del “Cóndor” Rojas una década atrás.

Quizás también te interese...

Volvimos a perder una final, esta vez ante Brasil Fue en el Torneo Sudamericano de Metegol organizado por la Confederación de Fútbol de Mesa. Entre los participantes estaban, además del triunfante Bra...
Renunció el alter ego de Dilma Rousseff en Twitter... El clima político en Brasil está quente. Dilma Rousseff asumió su segundo mandato a comienzo de este año y puso así en marcha el cuarto período consec...
El tereré de la discordia El título de la nota de La Nación es neutro: "El boom del Tereré: el 40% de los argentinos lo disfruta casi a diario". Pero la polémica arranca con la...
#Argentinaelige El domingo 25 de Octubre son las elecciones, los candidatos ya cerraron sus campañas con actos en diferentes puntos del país y arrancó la veda polític...
Messi y Maradona, ambos con un triste récord Por Walter Rotundo - @walterrotundo ¿Hay algo en lo que Messi y Maradona sean iguales y no haya discusión? Porque desde la explosión futbolística de ...

Comentarios