“Hitler, el hombre que venció a la muerte”

“Hitler, el hombre que venció a la muerte”

El escritor argentino Abel Basti sostiene en su libro “Hitler, el hombre que venció a la muerte”, que el líder nazi murió en Paraguay, 30 años después de finalizada la Segunda Guerra. La historia oficial cuenta que Adolf Hitler se suicidó en Alemania junto a su esposa Eva Braun en 1945.

Según le contó el autor al canal oficial alemán Deutsche Welle, Hitler se trasladó de Berlín a España en abril de 1945. Desde ahí habría llegado a la Argentina en un submarino. El presidente de facto Edelmiro Farrell y el entonces ministro de guerra Juan Domingo Perón le habrían dado la protección necesaria para el desembarco en tierras patagónicas.

Según las investigaciones de Basti, Hitler cambió su nombre por Adolf Schütelmayor y vivió en una hacienda cercana a la ciudad de Bariloche durante los dos mandatos del Presidente Perón. Tras el golpe de 1955, Perón le pidió al dictador paraguayo Alfredo Stroessner que recibiera a Hitler en su país. Basti afirma que vivió en Paraguay hasta 1971, fecha en la que muerió y fue enterrado en un búnker subterráneo que actualmente está bajo un hotel.

 Este libro se suma a muchas publicaciones que afirman que Hitler no murió al final de la Segunda Guerra y que estuvo presente en Latinoamérica. Más allá de las investigaciones sobre Hitler, que aún no son más que hipótesis, está documentado que en la región vivieron varios criminales nazis. Te contamos la historia de tres de ellos, uno de los cuales llegó incluso a ser funcionario del dictador boliviano René Barrientos.

Mengele y Eichmann

Josef Mengele

Josef Mengele

Josef Mengele era conocido como el médico que seleccionó miles de presos que terminaron en la cámara de gas. Se dedicaba a realizar experimentos con los prisioneros del campo de concentración de Auschwitz buscando el desarrollo de la raza aria. Quería repoblar el mundo con una raza pura y para eso necesitaba que mujeres arias parieran gemelos rubios de ojos celestes.

 Adolf Eichmann era teniente coronel de las SS, el cuerpo de combate del régimen nazi. Fue quien ideó el plan autodenominado “la solución final” y el transporte de los judíos capturados hacia los campos de concentración.

 En julio de 1950 Eichmann llegó a Buenos Aires y se alojó en un hotel de Palermo Viejo en donde trabajaba como mecánico. Después de un tiempo decidió tomar un tren a Tucumán donde tenía planeado trabajar en una empresa Alemana. A los dos años la empresa quebró y Adolfo empezó a vender jugos en el puerto de Olivos. Pasó por muchos trabajos. Incluso intentó abrir una tintorería, pero no era lo suyo y tuvo que cerrar. Al poco tiempo empezó a sospechar que el Mossad le estaba pisando los talones. Y tenía razón.

Adolf Eichmann

Adolf Eichmann

Corría el año 1960 y Eichmann vivía en una casa muy precaria de la calle Garibaldi en partido de San Fernando. El agente del Mossad Rafi Eitan ya lo tenía identificado. En una entrevista del 2008, Raitán contó que también tenían identificado a Josef Mengele en Buenos Aires, pero que finalmente no lograron atraparlo. Mengele se escapó a Paraguay y vivió en Brasil hasta su muerte en 1979.

La primera denuncia contra Eichmann, quien tenía un nombre falso, fue hecha por un vecino suyo. El hombre era ciego, pero su hija se había hecho muy amiga del hijo del líder nazi y de apoco empezó a armarse el rompecabezas. Como el Estado argentino tenía un historial de rechazo a los pedidos de extradición de criminales nazis, el gobierno israelí decidió capturarlo de manera ilegal. Una decisión que luego le costó reclamos en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Un 11 de mayo de 1960 un auto esperaba a Eichmann estacionado con el capó abierto simulando un desperfecto técnico. Había empezado el plan. Eichmann, que había trabajado como mecánico. se acercó a revisar el auto. Ocho días después estaba aterrizando en Israel para ser juzgado.

Klaus Barbie, el carnicero de Lyon

Klaus Barbie - 1930

Klaus Barbie – 1930

Fue un alto mando de las SS y de la Gestapo en Francia, donde era el encargado de quebrar la resistencia. Lo llamaban “El Carnicero de Lyon“. Después de la guerra formó parte de los servicios de contraespionaje de Estados Unidos contra el comunismo y, al igual que Eichmann y Mengele, llegó a Latinoamérica. Pasó por Argentina y se estableció en Bolivia en 1955. Durante la dictadura del general boliviano René Barrientos llegó a ser gerente general de la compañía marítima estatal acusada de tráfico de armas. Barrientos, junto a la CIA, fue quien dio la orden final de matar al Che Guevara cuando fue capturado en Bolivia. Algunas teorías relacionan la operación militar al trabajo de Klaus Barbie. En los ochenta, durante el gobierno del dictador Luis García Meza Tejada, fue el encargado de formar grupos paramilitares al servicio del régimen. Su suerte terminó con la vuelta a la democracia y su extradición a Francia donde fue juzgado.

Quizás también te interese...

Ella vengó al Che Guevara Un 12 de mayo de 1973 en La Paz, mataban a Monika Ertl, la joven guerrillera alemana que consumó la revancha más deseada por la izquierda mundial: mat...
Raúl Barón Biza: La tragedia del Marqués de Sade a... Raúl Barón Biza se deja caer en un sillón de su departamento en la calle Esmeralda, en el centro porteño. Tiene listos unos vasos. Ofrece whisky. Hay ...
Jallalla Revolución El 12 de octubre hubo elecciones en Bolivia. Evo arrasó con el 61 por ciento de los votos. Y el dato es que ganó no solo en el mundo andino, sino que ...