Tras un largo silencio de cine, el director, escritor  y psicomago chileno Alejandro Jodorowsky vuelve con su nueva película “La danza de la realidad”. NTD te trae vida e historia de un personaje desmesurado.

“Quiero ser el actor mejor pago del mundo” dijo Salvador Dalí, y el entonces joven Alejandro Jodorowsky empezó a hacer cálculos. Pensó que Dalí estaría al aire no más de 3 o 4 minutos en su película, y que luego el personaje podría ser reempĺazado por un robot. Lo consultó con su productor, hicieron algunos números y finalmente tuvo una oferta:

-¿Qué te parece 100 mil dólares por minuto?-

Cuando a mediados de los años 70 Alejandro Jodorowsky decidió filmar Dune, una especie de biblia de la ciencia ficción de ese entonces, ya era un director consagrado en el pequeño pero potente mundo del surrealismo europeo. El film El Topo había logrado ponerlo en el mapa artístico de principios de los años 70, y ese éxito le dió crédito para su siguiente película La Montaña Sagrada.

El propio John Lennon quedó sorprendido con ese talento latinoamericano y decidió aportar dinero para la película en 1973, conectando así dos mundos artísticos que empezaban a coincidir en sus ribetes lisérgicos. Aunque el romance con Los Beatles hubiese sido perfecto si no fuera por un detalle: el acuerdo entre Jodorowsky y George Harrison para el protagónico del film se cayó repentinamente cuando el chileno exigió un primer plano del ano del joven de Liverpool. No hubo caso.

De todos modos la película fue un éxito y la Europa vanguardista cayó a los pies del sudamericano que ya tenía entre manos su proyecto más ambicioso.

La vida antes de Dune

Cuando Alejandro Jodorowsky hizo una fogata y quemó sus documentos y sus fotos de la infancia corría 1953 y tenía 24 años. Su vida en la localidad norteña de Tocopilla y en Santiago de Chile quedaba definitivamente en el pasado, tras la estela que dibujaba en el agua el carguero que lo llevaba a París.

jodorowskys-dune

Una vez en Europa, su interés en el teatro y la pantomima lo llevaron a vincularse a la compañía del famoso actor y mimo francés Marcel Marceau, con quién realizó varias giras que le permitieron conocer el viejo continente y codearse con los artistas e intelectuales que dominaban ese paisaje cultural de la época. Finalmente México lo albergaría durante más de 15 años, para empezar allí a una intensa aventura creativa en el teatro y el cine.

Fue ahí, en tierra azteca, donde Jodorowsky desarrolló esa personalidad artística atrevida y potente, desmesurada, rústica y valiente que le valió un lugar en la creme de los creadores lisérgicos, tan a la moda en los años 70. Y ese vitalismo surrealista lo llevaría también a emprender la producción de su obra cumbre, una película con la que pasaría a la historia.

La aventura de filmar (o de intentarlo)

La publicación de Dune, de Frank Herbert, marcó un antes y un después en la literatura de ciencia ficción. Desde su aparición en 1965 la novela se convirtió en un éxito editorial, cosechando elogios de la crítica y del público. Por eso cuando el productor de cine francés Michel Seydoux se enteró que era esa la historia que Jodorowsky quería llevar a la pantalla gigante tuvo un buen presentimiento.

“Quiero que Dune produzca el mismo efecto que consumir LSD, pero sin consumirlo” le había dicho Jodorowsky, e inmediatamente pusieron manos a la obra. Y mientras la imaginación del chileno se inflamaba, Seydoux hacía magia para conseguir el dinero y los recursos necesarios para llevar ese sueño a la realidad.

La selección de actores da una pista del nivel de desmesura que fue adquiriendo la producción de Dune:  Mick Jagger interpretaba el protagónico, Salvador Dalí y Orson Wells eran los malvados del film, Pink Floyd llevaría adelante la banda de sonido de una película que en la mente de Jodorowsky debía durar 12 o 14 horas.

Mientras tanto, el trabajo de storyboard de Dune se convertía en una verdadera obra de arte. Durante cinco años, Jodorowsky trabajó junto al ilustrador francés Moebius y al suizo H.R. Giger -dos reconocidos genios de la ilustración- dando vida al mundo Dune. Personajes, planetas, máquinas, naves espaciales, monstruos galácticos. Miles de dibujos plasmaron la visión de Jodorowsky y el talento de esos dibujantes.

unnamed

 

Pero el esfuerzo y la imaginación no siempre son bien recompensados, y no hubo forma de que las casas productoras de Hollywood financiaran el proyecto. No alcanzó con el casting despampanante, ni con la banda de sonido experimental, ni con el hermosísimo libro a full color que Seydoux hizo editar con el storyboard de Dune –que ya era en si mismo un ejemplar digno de publicarse-. Los directivos de la meca del cine no confiaban en Jodorowsky, a quién consideraban una especie de megalómano. Además, es necesario decirlo, no eran muy proclives a financiar películas de medio día de duración, bastante difíciles de insertar en el circuito comercial.

Dune no se filmó, pero la mayoría de sus conceptos fueron llevados a otras películas, como Alien y La guerra de las galaxias” dijo Alejandro Jodorowsky algún tiempo después. Y su afirmación es cierta. Es sorprendente comparar las escenas y los personajes ideados por el chileno, junto con Moebius y Giger y contrastarlos con importantísimos films posteriores. La influencia es notable.

Por eso muchos discuten si Dune es uno de los grandes fracasos del cine, o si por el contrario, es una de las películas nunca filmadas más influyentes de la historia. Toda una paradoja.

Jodorowsky vuelve

Pasaron los años, y Jodorowsky publicó libros, historietas, participó en guiones y otras películas, pero la impronta de Dune siempre estuvo presente. Y hoy, a los 86 años vuelve con una nueva obra: “La danza de la realidad”, que retrata su infancia en Tocopilla. El film, estrenado en 2013 llega a Buenos Aires durante marzo, y promete volver a poner al chileno en el centro de las discusiones.

Pero además está preparando la segunda parte, actualmente en etapa de producción. ”Estoy escondido, descansando para prepararme para mi próxima película Poesia sin fin” dijo al ser consultado para esta nota.

Si los lectores de NTD quieren saber más sobre este gran personaje, hay un documental muy interesante de Frank Pavich titulado Jodorowsky’s Dune. Clickeen.

Ver Jodorosky´s Dune Online

Y para conocer una faceta de este director que no desarrollamos en esta nota, a saber, su rol de psicomago, hagan click acá.

El Psicomago

Comentarios