Un beso entre dos señoras en una telenovela de Brasil desató una ola de homofobia por parte de la derecha evangélica. El diputado João Campos llamó a boicotear la novela y a sus anunciantes. Las comunidades LGTBI organizaron beijaços (besazos públicos) contra la discriminación.

El beso del escándalo

El beso del escándalo

 

Una escena clásica de telenovela en donde una pareja termina una discusión con un beso en la boca escandalizó a gran parte de la población que estaba viendo en el prime time la novela “’Babilônia” por TV O Globo. El beso era entre dos mujeres, en la ficción, una pareja de señoras de 85 años.
A la misma hora la telenovela ‘Os Dez Mandamentos’ se emitía en Record, el canal de la Iglesia Universal del Reino de Dios, una de las más poderosas y conservadoras del país, por supuesto sin “besos gay”.
La educación sentimental de la “novela das nove” juega fuerte en Brasil y lo hace desde hace muchas décadas. Una especie de muro entre lo decible y lo no decible en un escenario en donde, según datos del censo de 2010, el 22,2% de la población es católica y aún no puede accederse al matrimonio entre personas del mismo sexo sino es por vía judicial.

La telenovela 'Os Dez Mandamentos'

La telenovela ‘Os Dez Mandamentos’

El diputado João Campos es el líder de la Frente Parlamentario Evangélico y está convencido de que la novela “tiene la clara intención de afrontar a los cristianos en sus convicciones y principios”, afirmó en un comunicado y llamó a boicotear a la telenovela y sus patrocinadores, entre los que se encuentran el gigante cosmético Natura.

Después de la polémica el rating de la telenovela se cayó a niveles inéditos en São Paulo, la ciudad más grande de Brasil. La bancada evangélica tiene 80 senadores dispersos por todo el territorio mientras Amnistía Internacional ya habla de una disparada de la discriminación hacia los homosexuales, que son echados de bares, boliches y hasta suspendidos de colegios por besarse en público. La persecución muchas veces termina en muerte, y según números de la GGB, sólo en 2013, las víctimas fatales fueron 312.

Eduardo Cunha, presidente de la cámara de Diputados

Eduardo Cunha, presidente de la cámara de Diputados

Los besos colectivos, beijaços, son las formas de protesta y expresión que adoptó el movimiento LGTBI y los defensores de los derechos humanos en los últimos años.
Eduardo Cunha es presidente de la cámara de Diputados y fue a quien le dedicaron los últimos beijaços en repudio. “Adoro cuando sale un titular de esos, de dos tipos besándose”, le dijo Cunha a la BBC, “si supiesen cómo eso me hace bien, no lo harían”, remató así su teoría de que los beijaços le permiten ganar votos de los sectores conservadores.

Quizás también te interese...

Los golpes blandos, una nueva forma de intervenció... Por Emiliano Santorsola Los casos de golpes blandos en latinoamérica han sido un eslabón más de la estrategia estadounidense de intervenir en la polí...
Internet gratis: la oferta de Facebook en la Cumbr... Por Franco Contino - @francocontino El fundador de facebook y la Presidenta del Brasil en Panamá Mark Zuckerberg se reunió con Dilma, Cristina y...
Brasil, una musa para Charly Por Pablo Taricco Una parte de la historia es conocida, la otra no tanto: Charly conoció a Marisa Pederneiras en 1977. Ella era una joven bailarina...
¿Cómo será uno de los encuentros de cultura, activ... En un mundo atravesado por guerras civiles, miles de refugiados y una crisis económica de dimensiones épicas, el encuentro Emergencias plantea que ser...
Construyen cementerio para 70 mil hinchas Los corintianos que no quieran que la muerte los separe del club de sus amores van a tener, a partir de 2015, un enorme cementerio con 70.000 lugares ...