andy2Por Andy Flores – @andyfls

Si algo no espera el viajero que llega a Moscú es encontrarse con rusos tomando “мате”. Mucho menos bajar al subte y encontrar en los negocios de la estación variedad de marcas de yerba argentina para elegir. El mate a 14.000 kilómetros de casa.

Rusia viene tomando té hace más de tres siglos y está entre los países con mayor consumo del mundo debajo de India, China y Japón. La tradición -dicen en sus calles- viene de un regalo diplomático al zar Miguel I por parte de China. Así el chai, como lo llaman los rusos, empezó a expandirse primero por Moscú y más tarde por la extensa Siberia.

Stalin, en plena guerra fría, hacía traer a su despacho un té herméticamente cerrado por miedo a que lo envenenaran. Sólo un camarada designado estaba autorizado a abrir el té delante de él.

Aunque el mate no es un té, puede decirse que son primos y los rusos así lo viven.

El Che Guevara llegando a Moscú.

El Che Guevara llegando a Moscú.

El Che Guevara visitó territorio soviético en 1964 para disfrutar junto al Sóviet Supremo el desfile aniversario de la Revolución. Llegó con su amor revolucionario y su devoción por el mate al que llevaba a todos lados desde su infancia en los yerbatales de Caraguataí, Misiones. ¿Quizá el primer encuentro del Kremlin con la bebida?

En Rusia el mate tiene fama de medicamento natural. De la mano de la bebida llegaron a Siberia las propuestas de turismo a nuestro país. El gran viaje de los jóvenes rusos -que pueden hacerlo- es a América Latina empezando por Argentina y pasando por el Uruguay de su querida Natalia Oreiro.

Moscú y San Petersburgo son las dos ciudades rusas que más mate toman. En 2009 viajaban a ambas metrópolis 100 mil kilos de yerba al año, según datos del Instituto de Yerba Mate. Los rusos se hicieron amigos de la bebida y generaron sus propias costumbres. Dijeron “no”, al mate de calabaza porque -dicen- junta hongos, y por lo general lo toman en vidrio. Tampoco les gusta compartirlo, suelen tomarlo como quien toma una taza de té. El kilo de yerba no es barato, pero está lejos de ser de lujo, puede conseguirse a unos 500 rublos, algo así de 86 pesos argentinos.

Negocio en el subte de Moscú.

Negocio en el subte de Moscú.

Quizás también te interese...

Tres tragos que seguro nunca probaste Por Andy Flores - @andyfls Opciones a la hora de beber hay muchas. Está la cervecita al paso, el vino de la casa y los tragos clásicos: Campari con n...
Bailar tango también es cosa de rusos Por Andy Flores – @andyfls Sebastián Arce es profesor de tango y su pasión por el baile lo llevó hasta Moscú, la capital rusa que todas las noches ...
El tereré de la discordia El título de la nota de La Nación es neutro: "El boom del Tereré: el 40% de los argentinos lo disfruta casi a diario". Pero la polémica arranca con la...
Carnes no tradicionales: Carpincho, llama y yacaré... Por Andy Flores – @andyfls Nuestro paladar está acostumbrado a la carne de vaca, cerdo, pescado y pollo, pero la oferta no termina ahí. Carpincho, ll...
Comida India en Buenos Aires Por Andy Flores – @andyfls India es el segundo país más poblado del mundo, sólo superado por China. Argentina, a 16.000 kilómetros de Delhi, es el ho...