ale mc loghlinPor Alejandro Mac Laughlin

En medio de las suspicacias por los arbitrajes a favor del local en esta Copa América, rememoramos el día en que Roberto, el Cóndor Rojas, simuló ser alcanzado por una bengala ante Brasil en las Eliminatorias para la copa del mundo en Italia 90 y luego se cortó el rostro con bisturí. Vaya casualidad, el fotógrafo argentino Ricardo Alfieri fue el que sacó la foto exacta, la que sirvió de prueba, en la que se ve que la bengala cayó a un metro del arquero. El hecho fue conocido como el Maracanazo chileno y dejó a los trasandinos eliminados de ése y el siguiente mundial (USA 94), y al Cóndor inhabilitado de por vida para jugar al fútbol. Todavía hay dudas acerca de si fue el único responsable.

el momento del conflicto


La Copa América disputada en Argentina en 1987 consagró a Roberto Rojas como el mejor arquero del continente. Tuvo actuaciones impactantes, como en el 4 a 0 de la Roja a Brasil, en Córdoba, y finalizado el torneo dejó Colo Colo para convertirse en jugador del San Pablo. Líder natural, de voladas espectaculares para sacar goles imposibles, el Cóndor acrecentó su fama a nivel mundial y llegó a estar en boca del Atlético y del Real Madrid. Ya en 1988 y 1989, fue considerado el mejor arquero del mundo por el mismísimo Michel Preud’homme, el portero belga que fue top hasta México 86. Campeón por segunda vez en Brasil, el Cóndor estaba en la cresta de la ola.

condor6-copy

Pero las Eliminatorias sudamericanas, se sabe, son durísimas. Y Chile tenía una parada brava en el Maracaná. El 3 de septiembre de 1989, la Roja debía dar el zarpazo y ganar si quería viajar a Italia un año después. Con el empate, viajaba el Scracht. El partido estaba 1 a 0 para la verdeamarella, casi imposible para que Chile lo diera vuelta, cuando a los 69 minutos llegó el momento que derivaría en escándalo histórico: Rojas, aprovechando una bengala que cayó a su lado, se arrojó al piso para simular una lesión y, no conforme, se cortó profundamente una ceja con un bisturí que llevaba en el guante derecho. Claro que en el momento esto no se sabía, los jugadores de Chile se retiraron del césped cargando al arquero ensangrentado y el argentino Losteau dio por suspendido el juego. Luego de varias investigaciones, se descubrió que la bengala cayó a un metro de Rojas y que era imposible que la misma hubiese producido semejante corte en la ceja del arquero. Todavía sin la confesión del Cóndor, la sanción fue durísima: Chile afuera, no sólo de Italia 90, sino también de Estados Unidos 94, y el arquero inhabilitado de por vida para jugar profesionalmente, en una decisión extremista de la FIFA al ser el protagonista sudamericano. En el proceso llevado a cabo, fue clave la labor del fotógrafo argentino Ricardo Alfieri (hijo), en la que se ve claramente que la bengala no impacta en Rojas.

“En Chile me decían que estaba comprado por la FIFA, pero yo nunca quise perjudicar ni a ellos ni a Rojas, simplemente hice mi trabajo de forma profesional”, recordaría tiempo después.

Hasta ahí, lo sabido. Pero cuenta la leyenda en Chile que el arquero no fue el único culpable. La Eliminatoria venía candente porque a la Roja la habían hecho jugar de local en Argentina, ante Veneuela, porque sus hinchas habían tirado naranjas al campo de juego en el partido anterior, ante Brasil, y había pasado algo similar en la anterior, para México. Nueve meses después del escándalo, el Cóndor se confesó:

“Lo hice por Chile, pensaba sacar una ventaja deportiva para mi país, pensaba que era una forma de que nos dieran los puntos”.

Y no quedó ahí: “todo empezó como una broma en la previa, el entrenador (Orlando Aravena) me vio caído en un entrenamiento y me dijo ‘a la primera en el Maracaná te tirás y nos vamos’. Después empecé a hablarlo en serio con Fernando (Astengo, el otro líder) y quedamos que si me pasaba algo a mí, él retiraba al equipo, y lo hacía yo si le pasaba algo a él. La idea era hacerlo al ir a buscar una pelota detrás del arco, pero había muchos reporteros y no se dio. En el segundo tiempo, cuando sentí la explosión atrás, me tiré y me corté”. Astengo siempre desmintió que él estuviera involucrado, y, salvo por algunos pocos compañeros, al Cóndor lo dejaron solo y vivió una tremenda condena social en Chile. Recién en 1993, Telé Santana lo invitó a formar arqueros al San Pablo (formó al histórico Rogerio Ceny) y en el 2001 recibió la amnistía por parte de la FIFA: “me levantaron la sanción cuando ya no podía atajar”, dice todavía. Vive en Brasil, y es entrenador desde el 2003, cuando llevó a los paulistas a semis de la Copa Sudamericana.

El CONDOR TE CUENTA lo que paso despues

Quizás también te interese...

Porno Alegre Por Hernan Panessi - @hernanpanessi Una escalera empinada donde no pasa ni un alfiler promete más sordidez que éxtasis. Sin embargo, allí hay porno, ...
Los 15 mejores goles de la Copa América 2015 Todavía no ha terminado la copa américa pero ya estamos con ganas de compartir lo mejor de este torneo, y lo mejor, siempre son los goles. Ese momento...
Timelapse: Un día en Río de Janeiro No en vano Río de Janeiro es la ciudad de Brasil con mayor cantidad de turistas en sus calles. Playa, carnaval y mucha fiesta hacen de Río un destino ...
Jamaica, Uruguay, Paraguay y Argentina en el grupo... El caso uruguayo es de los más sobresalientes. A fines del 2013 el Parlamento aprobó un la ley que regula la producción y el consumo dentro del paisit...
¿Cómo será la votación del domingo en Brasil? En los cuatro días siguientes se define el destino político inmediato de Brasil. Luego de que la comisión de impeahment se pronunciara favorablement...