chhhhhPor Chicho Pellegrini – @chichopelle

La banda más convocante de la Argentina trasladó desde distintos puntos del país y el extranjero cerca de 50.000 almas que asistieron en Bragado, provincia de Buenos Aires al último show de la banda. La excusa fue la segunda presentación de “Pesados Vestigios”, el ultimo material del grupo. Ruta, asado, mística y rock and roll. La Renga sigue cultivando la cultura del rock nacional.

No son muchos los eventos que movilizan tanta gente alrededor de una idea. La política, quizás es uno de ellos. El fútbol, sin dudas, también. En este caso una banda de rock del barrio de Mataderos que elige escenarios en los que la gente pueda disfrutar con amigos o en familia de un tarde agradable al aire libre y por la noche, un recital contundente de rock. En el fútbol siempre está el otro, el enemigo, el que queremos que pierda. En la política también. Aquí nada de eso existe, no hay un otro. Somos todos, somos los mismos de siempre.

“Los lugares donde hacemos los conciertos son lugares al aire libre y hay mucha libertad, entonces cuando uno sale al campo se libera con mucho éxtasis”

Esas son recientes palabras de Chizzo Nápoli, es quién compone las letras que motivan y cautivan a miles de fanáticos de todas las edades. Sus letras apelan a lo más profundo del alma y convocan a lo más sano del espíritu.

Para cualquier recital de cualquier banda la situación promedio sería, masomenos, la siguiente. Ir una hora antes, ver el show, tomar algo y volver a casa. En el caso de La Renga esto no es así. Ir a verlos implica, seguramente, transportarse cientos de kilómetros, llegar siete u ocho horas antes de que comience el show y entregarse a la situación de ver cómo se suceden y reproducen los asados en fogones improvisados en cualquier rincón de la ciudad que hospede el evento.

Lugares que probablemente un martes por la mañana oficien de simple callejón de barro se transmutan por unas horas en la cocina de unos 20 o 30 pibas y pibes que se bajan de un micro para comer, beber, cargar energías y luego ir a descargar mirando el escenario.

A ambos lados del recorrido hacia el show y durante varios kilómetros aparecen uno tras otro los puestos de bebida y comida. Dos latas de medio litro de cerveza a 50 pesos, el choripan a 20 o 30 y lo mismo las hamburguesas. Ese último tramo avanza decorado de banderas y puestos de remeras que ofrecen por 100 pesos llevarte un recuerdo textil de lo que allí suceda. Crece la ansiedad y se multiplican las sonrisas.

Preparamos un informe para compartir con ustedes…

 

 

Esta es la lista del show publicada en la cuenta de Bruno Larocca, periodista cercano a la banda y director de la revista Mavirock

Quizás también te interese...

De vuelta a casa: El viaje de Francisco por Améric...
[et_pb_text admin_label="Texto" background_layout="light" t...

Comentarios