Por Matías Mera

Una chica con anteojos de marco grueso y de color oscuro, apoyada sobre una de las columnas que forman la explanada del hotel provincial, conversa con otra de similares características sobre la posibilidad de ver una sexta película en lo que va del día. Del otro lado del lobo dos señores mayores, parte del pelotón de octogenarios que habitan en Mar del Plata, intenta pronunciar el apellido de un realizador Coreano que hasta sus padres deben haber tenido dificultad para nombrar. En medio de eso, decenas de personas se mueven agitadas. El objetivo es poder llegar a horario a ver alguna de las películas que marcaron dentro de su esquema de vistas diarias. Se trata de la edición número veintinueve del Festival de Cine de Mar del Plata, el más importante de nuestro país y uno de los tres de Latinoamérica. Un festival reconocido por la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos. Es decir, por los que mueven la bocha dentro de este mundo de imagen y sonido.

Su presidente desde hace ya cinco años es Enrique Martínez Suarez, figura emblemática del ADN de nuestro cine Nacional, director de films como “El Crack” o “Los muchachos de antes no usaban arsénico” y hermano de otro emblema como Rosa María Martínez Suarez, alias Mirtha Legrand, alias La Chiqui. El festival fue in crescendo en número de films y sobre todo en cantidad de espectadores lo que lo convirtió en una cita necesaria y un punto de encuentro para todo el que integra el mundillo cinematográfico.

 

La competencia Latinoamericana

 

Con títulos de la mayoría de los países con producción cinematográfica, en esta competencia se ha optado por una serie de films de un fuerte contenido de autor. El cine de género (comedias, policiales, terror), típico de ediciones anteriores de este Festival ha estado ausente en esta oportunidad de la convocatoria. Una pena.

 

Favula

Favula / Raúl Perrone / Argentina:

Perrone es un director atípico, en el sentido más literal de palabra. Sus films poco tienen que ver con una narrativa clásica, sino que imponen formas y métodos propios con resultados desiguales. En “Favula” cuenta una historia en cinco decorados, dándoles a los protagonistas en idioma propio, inteligible y subtitulado. Es esta una película de las que si te sentaste a que te cuenten una historia y pasarla bien, seguramente se sentirás estafado en los primeros cinco minutos. Mucho autor, poca historia.

Regular

 

 

Los hongos

Los hongos

 

Los Hongos / Oscar Ruiz Navia / Colombia:

Dos jóvenes caleños, de diferentes clases sociales, unidos por su pasión por los deportes y el arte urbano, recorren las calles de su ciudad intentando dejar su impronta. Una buena propuesta de cámara, buenos actores y un relato cuidado no alcanzan para hacer de esta peli un acontecimiento cinematográfico de relieve.

Regular

 

 

Los muertos

Los muertos

Los Muertos / Santiago Mohar Volkow / México:

“Chicos ricos que tienen tristeza”, es la premisa de este film que mantiene la tensión de principio a fin y nos acerca a la dividida sociedad mexicana, donde la aristocracia ha dado a luz a jóvenes sin ningún tipo de motivación más que el reviente. Quizá con algunos clichés, este film es de lo más interesante de esta competencia. A su valor cinematográfico, se suma lo oportuno de su estreno en esta compleja realidad socio política mexicana, que ha puesto en jaque y en cuestión a los linajes de poder nepótico en el país del norte. Según las propias palabras de Santiago Mohar Volkow, el film fue atacado por la prensa tradicional y conservadora mexicana por plantear lo irreconciliable del antagonismo de clases en ese país. Una película que entretiene y aporta a la compresión de la realidad latinoamericana.

Buena

 

El resto del mundo / Pablo Chavarria Gutiérrez / México:

Otra peli de climas densos, donde nunca pasa nada. Parece que se ha vuelto moda la adaptación de la Nuovelle Vague a los relatos latinoamericanos, quitándole todo tipo de desorden, explosión y sorpresa, tan típicos de nuestro continente.

Mala

 

Sinfonía da Necropole / Brasil:

Sinfonia da Necrópole
Opuesta a la mayoría de sus competidoras, “Sinfonía da Necropole” es un festival de sentidos. Ambientada dentro del cementerio de la ciudad de San Pablo y en clave de comedia negra, este film nos introduce al particular mundo de quienesdesarrollan su labor cotidiana dentro de un cementerio. Juliana Rojas además se aventura en el empleo de todo tipo de recursos (hasta el de la comedia musical, haciendo bailar a enterradores y sepultureros) para contarnos esta interesante historia de un cementerio de San Pablo.

Muy Buena

 

 

 

 

 

Quizás también te interese...

5 Recomendados del Festival Internacional de Cine ... Muchísima gente de todo el país y el exterior se da cita por estos días en la coqueta ciudad de Mar Del Plata para asistir al Festival Internacional d...
Hollywood prepara la película del “ChapoR... La reciente fuga del “Chapo” Guzmán del Penal del Altiplano en México, parece haber sido el marco perfecto para un anuncio que estaba cerrado hace ya ...
Invasión USA en Argentina Luego de su presentación en la Universidad Nacional de Córdoba, con la presencia del Ministro de la Presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, J...
Cinco películas para recorrer Latinoamérica sin sa... Las rutas son un capítulo especial en la historia de nuestro continente. Ya sea por placer, negocios, aventura o necesidad, son miles los que cotidian...
Cosmos: La serie que te lo explica todo. Mirala on... Por Matías Mera - @mambruOk Hubo un tiempo en que la enseñanza científica estaba acotado a un ámbito solemne y poco entretenido. Su explicación est...