andy2

 

Por Andy Flores – @andyfls

 

Estados Unidos 1816, el abolicionismo empezaba a expandirse y un nuevo interrogante aparecía: ¿Qué hacer con los esclavos que ahora eran libres? La respuesta estaba en África. Fundarían Liberia y los enviarían de vuelta a la tierra donde sus padres habían sido secuestrados. La vuelta los encontró, irónicamente, del lado esclavista.

Un barco cargado de doce millones de africanos

 

Un nuevo mundo había sido conquistado y las potencias coloniales demandaban mano de obra para ponerlo a producir.

 

Entre los siglos XVI y XVIII  barcos negreros llegaban a las colonias de América. Los cálculos más conservadores estiman que los africanos secuestrados en la costa occidental para engrosar la mano de obra esclava en América, llegaron a ser al menos doce millones. De los cuales no todos lograron sobreponerse a la larga travesía que unía las costas africanas con las colonias europeas.

 

En Estados Unidos, la esclavitud era la norma en los Estados del sur mientras que el norte, antiesclavista, trataba de evitar un conflicto con sus vecinos. El choque finalmente llegó y con él la Guerra Civil Americana, que no terminó hasta 1865 cuando la Unión triunfó sobre los Estados Confederados de América, los once estados sureños unidos. La esclavitud fue abolida.

Mandémoslos back to Africa

 

Pero el debate sobre qué hacer con los esclavos que gradualmente recuperaban la libertad empezó mucho antes de que formalmente se aboliera la esclavitud al finalizar la guerra. La premisa parecía ser clara, Estados Unidos no aceptaría negros como ciudadanos libres e iguales.

 

Henry Clay era uno de los tres fundadores de la American Colonization Society. En su acto inaugural sentenció desde el escenario “de todos los grupos de nuestra población, los más viciosos son la gente de color que alcanza su libertad. Es el resultado de su maléfica degradación moral y política. Contaminados ellos mismos, extienden sus vicios a su alrededor, a los esclavos y a los blancos.” La respuesta se condensó en la consigna Back to Africa (Regreso a África).

 

En 1816 un grupo de filántropos y abolicionistas de los Estados del Norte se asociaron con algunos propietarios de esclavos de los Estados del Sur. La mitad de los fundadores eran dueños de esclavos, su intención no era liberarlos sino deshacerse de aquellos indeseables hombres libres de color que poblaban las calles norteamericanas.

 

 

Así, por obra de filántropos blancos norteamericanos se daba un hecho histórico. Esclavos que retornaban a su lugar, a su tierra. Y la gran pregunta era ¿Y ahora que?.

  Ryszard Kapuscinski

Autor de Ébano

La American Colonization Society tenía un objetivo claro: a través de la compra y la conquista crear una colonia africana donde enviar a los ex esclavos negros. Y así fue como en 1821, cinco años después de su fundación, unos misioneros desembarcaron en la costa occidental de África para comprar un territorio al que llamarían Liberia.

 

A las palabras de Henry Clay se añadió también un componente civilizatorio un tanto contradictorio: “cada emigrante a África es un misionero con las credenciales de la causa sagrada de la civilización, la religión y las instituciones libres”. La plaga de la que querían deshacerse enviándola al continente de donde la habían arrancado antes, se convertiría también en la predicadora del cristianismo en África.

De esclavos en América a esclavistas en África

 

Los barcos empezaron a llegar y los primeros grupos de esclavos liberados fueron asentándose en la zona que hoy se conoce como Monrovia, en honor al presidente estadounidense James Monroe. Los nuevos pobladores no formaban gran número, en 1847 cuando proclamaron la República de Liberia eran seis mil habitantes.

 

Sus padres habían sido secuestrados en África, llevados a América con grilletes y cadenas y vendidos en los mercados de esclavos. Ahora los descendientes, también ellos mismos esclavos negros hasta hacía poco, caminaban por África, la tierra de sus antepasados. Liberia representaba el retorno a sus raíces africanas, una patria donde ser libres.

 

Entre 1847 y 1980 Liberia fue gobernada por una minoría de colonos afroamericanos y sus descendientes. Se los conocía como américo-liberianos. Tenían un tono de piel más claro y eran cristianos protestantes, mantenían el inglés como lengua madre y copiaban las casas y el estilo de vida del Sur norteamericano. No superaban el 5% de la población, pero aún así  marginaban de todo poder político a la población liberiana indígena.

Su nueva vida los encontraba en la elite de una sociedad en la que habían reproducido un sistema cultural y racial de castas como la que los había obligado a emigrar de Estados Unidos. No conocían sino un único tipo de sociedad: la de la esclavitud. Liberia se había convertido en la reproducción de su pesadilla.

 

Pero aún así los américo-liberianos creían que su sociedad era diferente a la norteamericana esclavista. Levantaban las banderas de una igualdad racial a la que se podía acceder a través de la “civilización religiosa y educativa”. Pero los nativos no tuvieron interés alguno en “civilizarse” y mantuvieron su lengua y su religión tradicionales. Así la sociedad liberiana quedó dividida en castas. Los américo-liberianos solían mandar a sus hijos a educarse a Estados Unidos, donde a su vez sufrían segregación racial.

Liberia y su hermana Sierra Leona

 

En el mundo solo existe otro Estado creado por ciudadanos de un país como asentamiento para sus antiguos esclavos: Sierra Leona. Vecina de Liberia y creada con el mismo propósito por el Reino Unido, bautizó a su capital Freetown (Ciudad Libre). La suerte de ambos países parece haber estado unida desde entonces.

 

 

El amor por la libertad nos trajo aquí

  Lema de la República de Liberia

Presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, saludando a la multitud en Monrovia (2006)

 

Guerras civiles devastadoras terminaron de convertir a los dos Estados en postales de la pobreza africana. “Hace quince años que en el país no hay agua ni luz. Me dicen que ningún chico liberiano se dio nunca una ducha, que no saben aquello de apretar un botón y encender una lámpara”, cuenta Martín Caparrós en su libro Una Luna, donde recorre la zona enviado por las Naciones Unidas.

 

Los américo-liberianos lograron retener su poder apagando como podían las revueltas de los pueblos nativos. Hasta que en 1980 todo estalló en mil pedazos y nunca dejó de explotar. El ejército ordenó disparar contra los manifestantes y el caos terminó con un golpe de Estado. Las guerras civiles se extendieron hasta el 2003. En 2005 hubo elecciones y el país eligió a la primer presidente mujer de África. Entre los candidatos estaba el futbolista George Weah, embajador de UNICEF y miembro de la tribu Kru. El nuevo período intenta cerrar una larga etapa de inestabilidad, y encuentra un país mutilado por décadas de guerra.

 

Quizás también te interese...

Delantero uruguayo confundió a Jamaica con un país... En un grave lapsus geográfico, Edinson Cavani sostuvo que "Jamaica será duro como todo equipo africano" y destacó las virtudes físicas del conjunto ce...
Silvio Rodríguez tenía una AK-47 Por Pablo Taricco - @tariccopablo Cuando Antonio Agostinho Neto pidió apoyo militar a Cuba para defender Angola, las tropas sudafricanas del aparth...
La bomba atómica, 70 años de la explosión Primero fue la bomba. Después, inmediatamente después, una lluvia feroz que frenó las lenguas de fuego. Y en el medio de la catástrofe, del absurdo, d...
Arrancó el Festival Internacional del Habano en Cu... El 17° Festival del Habano en la Habana fue inaugurado el domingo pasado con un show exclusivo de Descemer Bueno, uno de los músicos cubanos más popul...
El canal de Panamá: cuando EEUU dividió América en...  Cronista. Le encantan las historias mínimas. Hincha de River, pero no va al Obelisco. Seguramente te lo cruces  en su bicicleta pedaleando en la ciud...