franco1

Por Franco Contino

Nos soprenderíamos si nos dijeran que Brasil, Argentina, Chile y Uruguay ni si quiera figuran entre los países latinoamericanos que más porno consumen. Sin embargo, Pornhub, uno de los más importantes sitios especializados en contenidos para adultos, publicó un mapa con el tiempo de permanencia de sus usuarios al ver videos de sexo explícito. En términos regionales, esa lista está encabezada por Puerto Rico y Honduras, seguidos por México. Juntos llegan a acaparar un promedio de 10 minutos de visionado por usuario.

Cuando internet nacía, era común descargarse colecciones de fotos para ser almacenadas en pilas de disquetes privados, que por lo general se rotulaban como “fotos fútbol”, “data” o “backup”, pero nunca bajo el nombre de “porno”. La tecnología hizo su trabajo y fue de a poco facilitándole las cosas a todo aquél que tiene este tipo de inquietudes.

Lo cierto es que como Pornhub, hay miles de sitios que ofrecen videos y cine porno online a la carta y en forma gratuita. Éste, sumado a xvideos, o RedTube, por mencionar algunos son los que más indagaron en el desarrollo de plataformas de streaming, de la misma manera en que lo hizo Yotutube, y de hecho ya ofrecen soporte para Chromecast. El porno vuelve del celular a la tele grande.

El caso es que recientemente se lanzó a través de la red, una plataforma que combina el porno, con las tecnologías más sofisticadas para compartir información entre usuarios: el streaming P2P de archivos bittorrent.

Se llama Porn Time y es un clon de Popcorn Time, la aplicación para ver cine en casa. Esta herramienta fue desarrollada en 2013 por un grupo de argentinos que luego liberaron el código fuente para que la comunidad de internautas hiciera de su invento lo que hoy se establece como el principal competidor de Netflix, según los propios voceros de esta última empresa.

 

El porno y la tecnología.

201La producción y el consumo de cine porno fueron cambiando significativamente a lo largo de la historia. Si bien se encontraron esculturas de cuerpos desnudos que datan del paleolítico, las primeras imágenes que responden las concepto moderno de pornografía fueron encontradas en la Antigua Grecia. Éstas consistían en dibujos de cuerpos desnudos y actos sexuales, por lo general vinculados al matrimonio y a los prostíbulos. Los romanos también aportaron su contribución al arte porno con pinturas y esculturas donde el sexo ocupaba un lugar preponderante. La tecnología del libro y la literatura también hicieron parte y dejaron piezas clave como los cuentos y novelas del filósofo y escritor francés conocido como el Marqués de Sade.

Más tarde, la llegada del daguerrotipo y la fotografía las imágenes empezaron de a poco a abandonar el reclamo a la imaginación. A de fines del siglo XIX, las fotografías pudieron ser impresas en gran escala y de a poco éstas ocuparon el lugar que antes acaparaban las ilustraciones. De a poco, comenzaron a producirse en Francia publicaciones exclusivas con contenido adulto, las primeras revistas eróticas.

Sin embargo, la verdadera explosión del porno llegaría con el cine. La primera película erótico de la historia, fue la francesa Le Coucher de la Mariée, dirigida por Albert Kirchner en 1896, apenas un año después de la invención de los hermanos Lumière

El siglo XX está fuerte marcado por la propensión al consumo y esto sirvió de gran impulso para la creación de la industria del porno. Fueron largos años experimentales donde el cine mudo por un lado, y las revistas para caballeros fueron dando forma al cine de adultos como lo conocemos hoy.

Luego de la Segunda Guerra, y con el triunfo del American Way of Life, la ambición como forma de propiedad y la liberación sexual ganaron cada vez más terreno. Con la llegada del VHS la situación volvió a cambiar. El cine porno abandonaba las salas de proyección y se instalaba en la intimidad del hogar. Se compraban películas triple X en los quioscos de diarios. En los 90 el DVD se adueñó súbitamente de la escena pero mantenía intacta la forma de consumo aunque las producciones aumentaron exponencialmente. En simultáneo, las computadoras llegaban al interior de los hogares y las empresas, y con ellas con disquetes con pequeñas cantidades de fotos o videos de uno o dos minutos. Y entonces llegó internet.

La posibilidad de ver video online tardaría un poco más. Al principio se mantenía la lógica del disquete escondido pero lleno de material descargado de alguna web de culto. Pero después de Youtube empezaron a aparecer sitios que ofrecen video en streaming (sumo YouPorn a a lista).

Por caminos paralelos el cine también llega a las casas a través de internet. Primero la descarga ilegal en sitios para compartir archivos, después el video online a demanda en plataformas como Cuevana y más tarde Netflix. En los últimos años se dio una fusión entre los sistemas que permitió el desarrollo de aplicaciones que combinaron las descargas entre usuarios sin mediadores por un lado, con las tecnología del streaming online. Hablamos de Popcorn Time, esta nueva forma de mirar cine y series, que permite a los usuarios acceder a contenidos protegidos con derechos de autor, en forma gratuita y de manera cómoda y sencilla, al modo de Netflix u otras aplicaciones on demand. Esto y el porno, dieron lugar a Porn Time, el porno hacker. Porn Time es un proyecto de código abierto, se ve exactamente igual que su semilla Popcorn time, se descarga libremente desde porntime.ws y permite visualizar videos en 720 y 1080 px.

porn-time-590x410A diferencia de los sitios de porno online que ofrecen escenas de corta y media duración, Porn Time, comprende películas completas. Con su poster de tapa, valoración de los usuarios, posibilidad de clasificar por género, año y popularidad. Quizá esta plataforma gane terreno y se imponga como una nueva forma de consumo, algo retro, que abandona las escenas cortas para volver a ver al porno como género cinematográfico. Para averiguarlo habrá que bajar la aplicación y probarla en primera persona.

Por lo pronto funciona con Windows, Mac OS X y Linux y se espera que en breve llege también la versión para iOS y Android.

Quizás también te interese...

Los desafíos de Internet, la libertad y la música... Por Chicho Pellegrini - @chichopelle Una nueva edición del Foro de Cultura Digital se realizó el miércoles 14 y el jueves 15 de octubre en el Centro ...
Citas online: 3 aplicaciones no-machistas para con... Porque Tinder solo valora la imagen, la cara bonita, la foto de cuerpo entero, esbelto y acorde a los parámetros de una cultura retrógrada y fálica po...
El “Tino” Asprilla: Porno fútbol star Por Walter Rotundo – @walterrotundo En esta oportunidad no nos ocuparemos mucho de sus participaciones en la Copa América, aún así agradecemos que el...
Un juez ordena el cierre de Whatsapp en Brasil Por Franco Contino - @francocontino  Luego de asimilar las consecuencias que tendría un bloqueo de WhatsApp a todo el país, el juez Raimundo Nonat...
Todo lo que hay que saber sobre la llegada del 4G ... De a poco nos vamos preparando para recibir la tecnología 4G LTE en el teléfono bajo la promesa de navegar por internet a gran velocidad. La red ya es...

Comentarios