Errar es humano, como erró Jesús, un penal en un potrero de Constantinopla por arriba del travesaño.

Comentarios