En 2005 una excéntrica parisina con mucho carisma y cabellos rubios llegó a Chile para convencer a miles de personas de que compraran sus ingredientes para hacer quesos mágicos. La increíble estafa llegó a los 16 millones de dólares. Esta semana se lleva adelante el juicio en Francia.

A pesar de los años transcurridos desde el auge de los quesitos mágicos, el pueblo chileno recuerda a Madame Gil como la estafadora que convenció a 6.000 chilenos de comprar un kit que los volvería millonarios. El kit consistía en un polvo de fermento lácteo y pañuelos de seda, con el que se podía preparar un queso que, según Gil, era muy codiciado por las marcas de cosmética debido a sus propiedades para detener el envejecimiento. El costo del kit era de 417 dólares y prometía una ganancia del 100% para los inversores. Una ganga. Madame Gil compraba este polvo lácteo, que no era más que un suplemento alimenticio destinado a África, por apenas 4 dólares.
Una vez que los quesitos mágicos estaban listos, la mujer decía enviarlos a L’Oréal en París, pero los quesos terminaban pudriéndose en un sótano. La cuenta de Madame Gil crecía a medida que más chilenos creían en sus promesas. Muchos llegaron a vender sus casas, pedir créditos y abandonar el trabajo para dedicarse al negocio de sus vidas.

Los quesitos mágicos.

Los quesitos mágicos.

El inicio de la estafa fue clave. Para convencer a los primeros compradores de lo conveniente que sería fabricar quesitos mágicos en sus casas, fue cumplir con las primeras promesas de pago. Así miles de chilenos fueron cayendo en la estafa que llegó incluso hasta Perú y México.

Para junio de 2006 los afectados, solo en Chile, llegaban a los 6.000. Un canal de noticias decidió hacer una investigación que terminó por darle el golpe final a Madam Gil que fue sorprendida en un elegante barrio de Francia, donde fue detenida tiempo después. El lunes y el martes de esta semana se lleva a cabo el juicio que podría devolverle a algunas de las familias el dinero que invirtieron en quesitos mágicos y confirmarle la condena a Madam Gil que tiene ya 74 años.

Quizás también te interese...

Los golpes blandos, una nueva forma de intervenció... Por Emiliano Santorsola Los casos de golpes blandos en latinoamérica han sido un eslabón más de la estrategia estadounidense de intervenir en la polí...
Bruno, un joven argentino desaparecido en Perú Por Andy Flores – @andyfls Bruno Schell tiene 26 años y estudiaba Diseño de Imagen y Sonido en la UBA. En el verano del 2013 se fue de vacaciones c...
Volvió el “subcomandante Marcos”, que ... Reapareció con su capucha negra y su pipa, esta vez para rendir un homenaje al filósofo Luis Villoro, fallecido en 2014 en Ciudad de México. Marcos, q...
Cuatro plazas emblemáticas de Latinoamérica La plaza es un punto neurálgico, un lugar de encuentro donde confluyen la historia pasada y presente. Turistas y locales, festejos y protestas, todo t...
Sexo, sexo y sexo en el nuevo cine chileno Por Diego De Angelis - @DieDeAngelis “Madre, podrían haberme echado del colegio por incendiar una sala, por envenenar a un compañerito o compañerita,...