Recife es una de las ciudades donde el fútbol brasileño se pone más violento. En el Arena Pernambuco son moneda corriente los enfrentamientos entre hinchadas durante los partidos. Trompadas y botellazos son los clásicos. Por todo esto, una agencia publicitaria propuso una iniciativa que parece haber mostrado el camino hacia la solución. Nadie quiere pelearse delante de una madre, y menos de la suya.

Treinta madres de los torcedores más complicados fueron convocadas por el club y la agencia publicitaria Ogilvy para hacerse cargo de la seguridad del clásico entre el Sport y el Náutico. Con un chaleco naranja que decía ¨Madres de Seguridad¨ separaron preventivamente los focos de peleas y el partido terminó con un resultado inédito: no hubo incidentes ni detenidos. La medida tomó a muchos de los hinchas por sorpresa que no sabían que su propia madre estaría presente en el estadio. No solo eso, sino que todos estaban siendo transmitidos en pantallas gigantes.

Las iniciativas para paliar la violencia en el fútbol brasileño no quedaron limitadas al nordeste del país. En Porto Alegre, en el estadio Beira Río, el clásico de esa ciudad entre el Inter y Gremio tuvo la particular situación de encontrar a los hinchas de los dos equipos juntos en las tribunas. El club ofreció una promoción 2×1 siempre y cuando la segunda entrada fuera utilizada para ir con un hincha del equipo rival.
Así lo contaba la televisión brasileña.

Quizás también te interese...

Carta a Messi de un maradoniano
Walter Rotundo

[et_pb_text admin_label="Texto" background_layout="light" t...
Messi y Maradona, ambos con un triste récord Por Walter Rotundo - @walterrotundo ¿Hay algo en lo que Messi y Maradona sean iguales y no haya discusión? Porque desde la explosión futbolística de ...

Comentarios