chhhhhPor Chicho Pellegrini – @chichopelle

Antes de presentarse en Buenos Aires, el cantautor, poeta y guitarrista chileno charló con #NTDradio de su música y del show que se viene. Su relación con el rock argentino, Charly García, Gustavo Cerati. La influencia de Atahualpa Yupanqui en su obra y cómo ve al Chile de hoy.

– ¿Cómo se preparan para este show en buenos aires?

Hicimos un compilado con lo más interesante de mis discos. Hay algunos temas nuevos y temas viejos, además voy con un grupo de músicos muy lindo. Precisamente Diego Alvarez es argentino, nació en Buenos Aires, pero se ha criado acá en Chile. Tiene su padre allá y hay ahí como una vena de conexión con Argentina. El resto de la banda se completa con Danilo Donoso en batería y percusión que es el miembro más joven de Inti illimani, y Ángel Parra, hijo de Ángel y nieto de la Violeta.

– ¿Ángel parra te ayudó a meterle un poco más de rock a tus canciones?

Venía haciendo Rock yo, pero necesitaba refuerzos para llegar a la altura de lo que me imaginaba y deseaba. Naturalmente esta unión con Angelito nos ha dado ya un nivel excelente, porque él también viene de una familia de folclorista y engancha muy bien con mi lenguaje. Tenemos este pedacito de Los Tres (banda histórica de rock chileno) que aporta muchísimo. Sobre todo en Argentina, que es un país de grandes rocanroleros y folcloristas. Este es nuestro pequeño aporte y esperamos que se sienta el cariño que queremos entregar allá.

– ¿Qué influencia o relación tuviste con el rock argentino?

Atahualpa Yupanqui, “La máquina de hacer pájaros” de Charly e incluso Gustavo Cerati me han influenciado. Pedro Aznar que ha venido mucho a Chile, León Gieco, la negra Sosa… Todos han tenido que ver con la música chilena, han valorado la música de la Violeta (parra) y también de otros artistas que son parte de lo que significa nuestra formación y nuestra admiración. Y Charly, por supuesto, está entre los primeros. Por eso es que también es importante para nosotros poder entregar algo de aquello que ha quedado de la música y la sangre argentina aquí en Chile y que nosotros hemos convertido en música chilena, pero que sin duda tiene raíces e influencias muy importantes del otro lado de la cordillera.

– Hablaste de Atahualpa Yupanqui, ¿cómo llegaste a él?

Conocí a Atahualpa luego de investigar un poco a Inti illimani o a Víctor Jara, porque en mi casa se tocaba la guitarra y “Los ejes de mi carreta” sonaba todo el tiempo. Cuando se celebraron los 100 años de la vida de Allende vino a Chile mucha gente que conocía a Don Atahualpa, y entonces, a través de Alfredo Troncoso, tuve la oportunidad de entrevistar a personajes como León Gieco, Silvio Rodríguez, Vicente Feliú, (Daniel) Viglietti. A partir de esa experiencia pude establecer una relación más profunda con don Ata.

– Vos sos de Arica, bien al norte de Chile, casi en la frontera con Perú,¿ cómo es tu pueblo, tu gente?

Es un lugar desértico y de culturas muy antiguas. Parte de la guerra del pacifico se luchó allí, incluso luego de la independencia. Yo me crié en un pueblito de pescadores, de gente muy sencilla y humilde. Cerro La Cruz se llama.

La gente lleva una filosofía de vida popular, de sostener el día a día de su trabajo, del hacer, de disfrutar de su geografía. Imagínense mucho desierto, mucho cielo, mucho mar y esa combinación entre gente de la minería y la pesca donde por supuesto la guitarra, la música y la literatura alumbran un pedacito del mundo. Mi lugar es muy especial, yo vengo a decir que es como un Macondo desértico.

Escucha la entrevista completa a Manuel Garcia

11078266_10153223745929872_1601575600780396186_o

Comentarios