Volvés de la escuela, prendés la tele y ahí, estuvo, está y probablemente estará un tiempo más. El Chavo, El Chapulín y tantos otros que te hicieron reír. Los personajes de Chespirito (así le decían como deformación de “Shakespearito”) tenian un noseque que los hacia especiales, un fenónemo parecido al de los Simpsons, le gusta a chicos, adultos y viejos.

El malo que cobra la renta, el pibe que no tiene ni para una torta de jamòn y la tilinga que siendo de la chusma no quiere juntarse con ella. Todos los conocemos, todos tenemos uno de esos cerca y quizàs por eso, el éxito de estos grandes personajes.

Sin duda uno de los íconos culturales más importantes de américa latina. Traducido a mas de 15 idiomas a lo largo y ancho del planeta, el chavo dijo chau, nosotros decimos, no te vayas nunca chavito…