Los artistas no existen.
Todos somos capaces de sembrar y recoger.
Todos vamos a demostrarle al mundo nuestra capacidad de creación.
Todos nosotros somos escritores, amas de casa, patrones y empleados, clandestinos y caretas, sabios y locos.

Raúl y Paulo

Cuando Raúl Seixas presentó su primer disco solista Krig-Ha, Bandolo! en 1973, incluyó en sus shows en vivo la lectura de una suerte de decálogo de principios de la “Sociedad Alternativa”, el proyecto social y artístico que compartía con su amigo Paulo Coelho. La libertad, la propiedad privada, el trabajo y la religión eran algunos de los temas que esta dupla intentaba subvertir con sus propuestas, y también con su música.

Y aunque la iniciativa tenía más que ver con una especie de revolución interior que con el cambio social, la dictadura que gobernaba Brasil desde mediados de los años 60 no vió con buenos ojos a estos dos jóvenes hippies que pretendieron encarnar en territorio carioca la rebeldía rockera que los jóvenes de Woodstock habían empujado en los Estados Unidos.

Dois Malucos Beleza

seixas coelho2Corría 1972, y Raúl había dejado ya su banda de juventud Raulzito y Os Panteras con la que había dado sus primeros pasos en su Bahía natal. Había sido difícil abrirse un espacio de rock en tiempos de hegemonía tropicalista, con Caetano Veloso a la cabeza. Necesitaba un cambio, un golpe de efecto que le permitiera insertarse en la industria discográfica, y lo encontró de manera bastante casual.

Un tal Paulo Coelho firmaba una interesante nota sobre OVNIS en la revista de fenómenos paranormales A Pomba, muy de moda en ese entonces en los círculos alternativos del Brasil. Raúl quedó fascinado con la manera de escribir de aquel periodista y lo contactó. Desde aquella primera vez que se vieron, un vínculo especial se creó entre ellos. Paulo expresaba de manera clara lo que Raúl pensaba, pero principalmente compartían el deseo de vivir de de una manera distinta a la que exigía la cultura brasileña de la época. Eran jóvenes, y querían ser libres.

De esa asociación artística salieron hermosas canciones, como Sociedad Alternativa, un verdadero himno de los jóvenes de esa época.

El esoterismo y el satanismo como una forma de revelarse frente a los dictámenes de la religión ocuparon buena parte del espacio de esta maravillosa dupla creativa. La barba y los trajes oscuros, así como los climas musicales misteriosos y las proclamas en código oscurantista los asimilaron a The Doors, o Led Zeppelin, pero con un inconfundible matiz brasileño.

De la misma manera, el sexo y las drogas formaban parte de ese combo, y según cuentan los fans fue Coelho quién inició a Seixas en el mundo de las drogas, hasta ese momento desconocidas para el bahiano que prefería la bebida como estimulante para los escenarios.

seixas coelhoEn 1974 Raúl y Paulo editaron Gita, el mejor de los discos de Seixas. Llegaron a vender 600 mil copias, un número inmenso para aquellos tiempos. Sociedad Alternativa, El tren de las 7, S.O.S y Gita son tremendas canciones que fueron coreadas en cada concierto poniendo a Raúl Seixas en el cielo del naciente rock brasileño.

Pero a la par del éxito musical, Seixas y Coelho fueron interesándose cada vez más en el universo del esoterismo, llegando incluso a formar parte de una especie de secta conocida como “Astrum Argentum”, fundada por el inglés Aleister Crowley -del que Jim Morrison también era seguidor-. Incluso pensaron en darle forma real a su Sociedad Alternativa, comprando tierras en Minas Gerais para fundar allí una comunidad que viviera según los preceptos de Coelho y Seixas.

No se sabe a ciencia cierta cuanto éxito hubiesen tenido con aquel extraño emprendimiento, pero de lo que no hay dudas es de que aquel músico y su amigo escritor habían logrado interpelar a un amplio sector de la contracultura brasileña de los años 60 y 70. Los jóvenes de las ciudades enloquecían por ellos, y su extraño y oscuro mensaje era a la vez un buen negocio para el show business.

Pero el plan de Minas gerais no llegó a pasar a la acción. La dictadura brasileña comenzó a hostigar a Seixas y a Coelho, preocupados por su militancia “alternativa”. Allanaron sus domicilios y detuvieron a Raúl durante varios días. Finalmente los dos artistas decidieron exiliarse en los Estados Unidos para evitar ir a la cárcel. Al igual que con Caetano Veloso, Gilberto Gil y Chico Buarque, el gobierno brasileño expulsaba otra vez a los músicos populares.

Pero poco tiempo después, el éxito musical obligó al gobierno a permitirles el regreso a instancias de su discográfica, y las presentaciones y venta de discos mantuvieron la fama de aquellos dos jóvenes raros, empecinados en cambiar el mundo por la vía del espiritismo.

coelho1Pero ese 1974 iba a marcar el cénit y el ocaso de esa junta explosiva. Según cuenta una leyenda que los dos artistas se encargaron de difundir, un pacto satánico realizado por ambos separó sus caminos. Paulo Coelho escribió canciones para otros artistas como Rita Lee, hasta que encontró el sendero del éxito editorial y cambió su mundo de oscuridad y libertinaje en otro tapizado de dinero y buenas intenciones.

Por el contrario, el camino de Raúl Seixas fue lentamente hacia el abismo. Sin poder repetir otro éxito como Gita, el bahiano se hundió en el alcoholismo y trató durante años de volver a la popularidad del pasado, pero le fue imposible. Paradógicamente, había logrado un lugar en el salón de la fama de los rockeros brasileños, pero a cambio del declive de su carrera.

En 1989, moriría víctima de una pancreatitis vinculada a su alcoholismo.

 

 

Quizás también te interese...

La derecha brasileña preocupada por los besos gay Un beso entre dos señoras en una telenovela de Brasil desató una ola de homofobia por parte de la derecha evangélica. El diputado João Campos llamó a ...
¿Cómo será uno de los encuentros de cultura, activ...
[et_pb_text admin_label="Texto" background_layout="light" text_orientation="left" use_border_color="off" border_color="#fffff...
Turismo extraterrestre se expande en Sao Paulo El estado brasileño de Sao Paulo se ha convertido en el epicentro perfecto para miles de personas que buscan saber más sobre la existencia del hombre ...

Comentarios