Por Tomás Pont

Redactor - @pontomaspont

Sociólogo. El mejor de los nuestros. Tu mamá querría que seas su amig@. Le gusta mucho leer y está muy bien informado. Sabe mucho de muchas cosas.

El hijo menor de Caetano Veloso ingresa a las grandes ligas con una banda de rock setentoso.

La dinastía musical más poderosa del Brasil se asegura continuidad a través de su prole. Primero, con Moreno Veloso quien formó parte de la renovación postribalista en la última década con su conjunto “+2”, asociado Domenico Lancelotti y Alexandre Kassin. Ahora es turno que el gurrumín de la familia entre en escena: Tom Veloso, que con tan solo 18 sorprendió a propios y ajenos con “Dônica”, una banda de rock progresivo que parece sacada de la máquina del tiempo.

Su flamante disco se titula, “Continuidade dos Parques”, en honor al cuento de Julio Cortázar. El título, pretencioso, está a la altura de las ínfulas del jovencito Veloso a la hora de componer. Piezas ambiciosas, donde abundan las intros climáticas, puentes con solos arpegiados y cambios imprevistos de ritmo.

El primer tema “É Oficial”, es una apertura que suena a un Genesis tropical, que da paso a “Casa 180”, una canción que presenta el conjunto como lo que es: una banda joven pero solvente, con un cantante sutil, José Ibarra. Junto con Lucas Nunes en guitarra, Miguima en bajo y Deco en batería sube al escenario. Veloso se queda abajo: por timidez no se atreve por el momento a enfrentar las luces; aunque es el autor de todas las once canciones del disco. Pero sus compañeros de equipo, tan chicos como él, suenan a músicos experimentados. Lo demuestran en el cuarto track, “Bicho Burro”, su tema insignia.

Al tema le sigue “Pintor”, un dúo entre Ibarra y la leyenda Milton Do Nascimento. Tamaño espaldarazo, podría leerse como una ostentación de los privilegios de pertenecer si no fuera porque Ibarra está a la altura de las circunstancias. La banda se mueve con mucho swing en los temas “904” y “Macaco no Caiaque”; pero sobresalen a la hora de los temas más ambiciosos como “Carrousel”, “Retorno para Cotegipe”, “Praga” e “Inverno”, que se escuchan como si fueran movimientos de una suite.

Con el tema de cierre, “Assuntos Boms”, los Dônica demuestran todo su potencial: a ritmo de una bossa nova imprevistamente electrificada que deviene en un blues de aires flamencos, sacan boleto para subirse al largo tren de la gran música brasilera.
DÓNICA – BICHO BURRO

Escuchalo en Spotify

Escuchalo en Deezer

 

Quizás también te interese...

La encrucijada del PT Por Alana Morales Toda “crisis política” entendida como tal es también y, sobre todo, una crisis de legitimidad de las fronteras sociales, política...
La fascinante obra y desoladora vida de Eduardo Ma... Por Tomás Pont Vergés  – @pontomaspont Inventó el rock en la banda oriental, compuso canciones hermosas e incomprensibles, vendió en la calle entra...
Paulo Coelho, el rockero Los artistas no existen. Todos somos capaces de sembrar y recoger. Todos vamos a demostrarle al mundo nuestra capacidad de creación. Todos nosotros...

Comentarios