Por Tomás Pont

Redactor - @pontomaspont

Sociólogo. El mejor de los nuestros. Tu mamá querría que seas su amig@. Le gusta mucho leer y está muy bien informado. Sabe mucho de muchas cosas.

Un dúo de gemelas cubanas debuta haciendo un álbum de santería hip hop que cautiva.

Lisa y Naomi Díaz nacieron en Cuba pero viven en París desde los diez años. Hacen música juntas desde antes de aprender a caminar y a la hora de tocar ponen en juego un sexto sentido. Ibeyi quiere decir “gemelas” en Yoruba, el idioma que se habla oficialmente en el África Occidental y también en muchas ceremonias del Brasil y Cuba. Creyentes de Regla de Ochá, en sus canciones resuenan los sonidos tradicionales de la santería cubana, mezcladas con el jazz, soul y sobre todo, el hiphop.

Con veinte años editaron su álbum debut, de la mano de XL Recordings, el sello que editó a Prodigy, Radiohead, The White Stripes, y Damon Albarn, y que los últimos años lanzaron al estrellato a M.I.A. Adele y Jungle. El disco cuenta con 13 temas cantados en inglés, español, francés y yoruba, en donde interpretan todo lo que suena: mientras Naomí toca el cajón peruano y el tambor Batá, Lisa se encarga del piano y el bajo. Pero lo mejor se da en el empate de sus voces: ambas dibujan arreglos que muchas veces van construyendo sampleándose a ellas mismas.

Los primeros cuatro temas del disco son una muestra de la variedad de sonidos del dúo: arrancando con la oración a los orishas “Ellegúa”, le sigue “Oya”, que recuerda a la Björk más experimental, y  con “Ghosts”, entran el piano y el cajón, y la hora de las citas biográficas, que abundan en todas sus letras.

Su padre era el percusionista Anga Díaz, una leyenda de la música afrocubana que formó parte de Irakere y Buena Vista Social Club. Anga murió cuando las gemelas tenían once años. Su hermana mayor, Yanira, cuando tenían 17. Con una historia marcadas por la pérdida, las letras de temas como “Ghosts”, “Think of you”, “Mama Says” o “Yanira” son un canto a sus seres queridos, una presentificación de los que no están.

El disco termina como empieza con una oración a los orishas. Esto es Ibeyi, canciones que suenan a viejo y a nuevo a la vez, con letras evocativas y personales, con un poco de profundidad religiosa y también de patina pop. Y con eso logran crear una pequeña obra maestra.

Escuchá en dezeer:

Escuchá en Spotify:

Quizás también te interese...

Los Rolling Stones llegarían a Cuba en el 2016 Después de una semana marcada por la visita del Papa Francisco a Cuba y una agenda diplomática que viene permitiendo la apertura de relaciones entre W...
#Música: La Familia Veloso sigue haciendo grandes ... Sociólogo. El mejor de los nuestros. Tu mamá querría que seas su amig@. Le gusta mucho leer y está muy bien informado. Sabe mucho de muchas cosas. ...
Madame Gil, la francesa que estafó a miles de chil... En 2005 una excéntrica parisina con mucho carisma y cabellos rubios llegó a Chile para convencer a miles de personas de que compraran sus ingredientes...
La trágica muerte de aquella solitaria vaca cubana... Por Emiliano Gullo - @emilianogullo La primera escena es simple; mínima. Una solitaria vaca pasta en una pradera cerca de Holguín, al sur de Cuba. Un...
Tango con actitud rockera, la Fernández Fierro Por Chicho Pellegrini - @chichopelle No falta mucho para la medianoche. Es miércoles. Se apagan las luces, alguien levanta su copa y bebe un trago de...

Comentarios