Por Emiliano Gullo – @emilianogullo

Davis revienta la pelota contra el travesaño. Le queda a Gullit cerca del punto penal, va a rematar, piensa. No tiene ángulo de tiro. En media baldosa se la pica a Seedorf que viene entrando como un tren por la izquierda. Remata; tapa el arquero, rebote. Rikjaard es el más rápido de todos, mete el pie, puntinazo, travesaño otra vez. Los defensores se tiran de cabeza. El área es un caos. Kluivert…Gol! Es cierto, los tiempos y las generaciones no son las mismas. Pero el país sí pudo haber sido el mismo. Surinam hubiera sido capaz de tener la mejor selección de América -o al menos una de ellas-; ser el cuco de los gigantes sudamericanos; el rival a vencer en cualquier competencia, el cuarto grande del continente. Pero ay la conquista. Los pies más habilidosos de este pequeño país todavía pertenecen -de un modo u otro- al otrora invasora Holanda; de la que se independizaron formalmente en 1975.

Surinam no sólo se perdió de grandes talentos para su propia selección. Es, de hecho, la antítesis de Holanda. Si bien nunca obtuvo un título mundial, la Naranja disputó tres finales. Revolucionó y enamoró al mundo entero en 1974 con su fútbol total de la mano de Johan Cruyff; cuatro años más tarde cayó con Argentina en el último partido; y en 2010, con un juego hosco, lejano al espíritu de Cruyff, nada pudo hacer con una España heredera del fútbol total.

A nivel individual, los jugadores surinameses la rompieron en los grandes de Europa. Campeones en Italia, en España; siempre fueron fundamentales en los partidos más decisivos.

Ruud Gullit, el 10 del Milan, leyenda de los ´80, nació en 1962 en Amsterdam pero su madre lo traía en el vientre desde Surinam. La lista de cracks se multiplica. Volante vertiginoso, Clarence Seedorf fue cinco veces campeón de la Champions League y ganador del Mundial de Clubes de 2007. Nació en Paramaribo, capital de Surinam, en 1976, pero con sólo 16 años debutó en la primera del Ajax de Amsterdam, donde también levantó varias copas.

La selección holandesa de los ´90 tenía un mediocampo fuerte y con juego. Junto a Seedorf también auxiliaba otra estrella del fútbol europeo; también surinamés: Edgar Davids. El mediocampista ganó la Copa UEFA, la Liga de Campeones y la Intercontinental con el Ajax; y la Copa Italia, y la liga de ese país, además de la Intertoto; todos estos últimos con la Juventus, donde fue ídolo. En ese plantel del Ajax multicampeón también se encontraba Patrick Kluivert; nacido en Holanda y de padres de Surinam, futuro genio del Barcelona. La selección holandesa que participó de la Copa del Mundo de Francia 1998 tenía como figuras más relevantes a este tridente.

El primer técnico de Lio Messi en el equipo catalán, Frank Rijkaard, además de ser campeón tres veces de la Liga de Campeones de Europa y la Copa Intercontinental en dos ocasiones, también es hijo de emigrantes surinameses. Rijkaard nació en Ámsterdam en 1962. Sólo dos años más tarde, entre 1964 y 1971, ubica la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el comienzo de la primera gran ola de emigración. En esos años 57.000 surinameses se fueron a Holanda. La ola segunda tuvo lugar a partir de 1973, cuando hubo una cantidad de emigrantes idéntica a la primera, solo que en un período más corto. Para 1975, entre 130.000 y 150.000 surinameses vivían en el exterior.

Lejos de acumular títulos, las vitrinas de la Surinaamse Voetbal Bond -la AFA de Surinam- juntan el polvo de las derrotas. Bajo la órbita de la Concacaf, nunca accedieron a una plaza para jugar el Mundial ni una Copa América y los equipos de su liga jamás lograron una victoria significativa en alguna competencia internacional. Es decir, en el universo de la redonda, Surinam prácticamente no existe. Según el ránking de la FiFA, Holanda hoy se encuentra en el número 14. Surinam, en el 181. A modo comparativo: Afganistán, plagado de bombas, invasiones y caos, ocupa el puesto 150.

Quizás también te interese...

Carta de amor a Messi de un anti Messi Por Alejandro Mac Laughlin El número uno fue el que terminó de inclinar la balanza. Despertarme y ver que, aunque no sea un culto a lo poético su mens...
El Maradona boliviano, Víctor Agustín Ugarte Genio indiscutido del fútbol boliviano. En los pies de "El Maestro" estuvo el liderazgo para que Bolivia conquiste el único título internacional que o...
Chilavert, el mejor y más polémico jugador del Par...  Por Alejandro Mac Laughlin Nacido en Luque el 27 de julio de 1965, no se obtuvo data acerca de si Chila debutó primero en la cama o en el arco, lo qu...
Mariachis, Reggaes, gringos y la bomba hondureña Por Alejandro Mac Laughlin La historia de los países invitados a jugar la Copa América con los diez seleccionados sudamericanos que conforman la CONM...
La sangre azul (o celeste) del príncipe multicampé... Por Alejandro Mac Laughlin Repasemos juntos la historia de Enzo Francéscoli: el ídolo del fútbol uruguayo jugó cuatro ediciones con la selección de s...