El Bodegón Porteño propone una fórmula que no falla: porciones abundantes, bebidas de litro, mesas largas atendidas por mozos con mucho oficio, y esa influencia Española e Italiana que nos hace sentir como en casa. Testigos de una época donde la comida era casera y preparada con ingredientes frescos. Buenos Aires es el escenario de bodegones con historia que, con precios accesibles, invitan a comer con amigos o familia. Lo importante es llegar con hambre.

NTD recopiló tres bodegones que son íconos de la gastronomía de barrio.

Club Eros

Uriarte 1609, Palermo

Club Eros

Es un club de barrio con canchita de fútbol incluida. En el corazón de Palermo, a pocos pasos de Plaza Serrano ofrece una carta escasa pero potente, con platos que no fallan. Los precios son accesibles, y eso se valora aún más teniendo en cuenta su ubicación entre parrillas y restaurantes de lujo.

Plato recomendado: Milanesa napolitana con puré de papas.

 

El Obrero

Agustín R. Caffarena 64, La Boca

El Obrero

La historia de El Obrero empieza en 1954 cuando dos hermanos asturianos abrieron una fonda en pleno barrio de La Boca, donde iban a comer los obreros de los frigoríficos y las fábricas. Hoy es el elegido por celebridades internacionales en su paso por Buenos Aires y las fotos reposan en las paredes. Sin duda es el bodegón más turístico de esta nota, pero no por eso pierde su encanto ni hay que menospreciar el buen sabor de sus platos.

Plato recomendado: Corvina a la vasca.

 

La Mamma Rosa

Jufré 202, Villa Crespo

La Mamma Rosa

En pleno corazón de Villa Crespo esta esquina es una buena opción para hacer mesa larga con amigos o familia. Las porciones son muy abundantes y dan paso al bello ritual de compartir porciones.

Plato recomendado: Agnolotis con salsa fileto