Todos los años se celebra el Campeonato Latinoamericano del Helado Artesanal. Nuestro país salió primero en la competencia elaborando un helado a base de pan y una escultura de chocolate. Además, los participantes afirman que se viene el helado salado, ¿tendencia o boludez?. Los detalles en esta nota.

México y Chile salieron en segundo y tercer lugar respectivamente, dejando atrás a Colombia, Uruguay y Brasil. El dato de este año fue la “Mistery Box”, una caja con un ingrediente sorpresa con el que los participantes deberían preparar un gusto de helado. Nuestro seleccionado presentó una copa helada de miga de pan con un glaseado de chocolate, nutella y café. Ariel Segesser, uno de los que representantes de Argentina, le dijo a la agencia Efe: «Nosotros somos el referente de Latinoamérica y está bueno que quede demostrado de esta manera”.
El segundo postre fue una torta helada de coco con frutos rojos, mousse de limón y semi-frío de dulce de leche.

En Argentina se come un promedio de 6 kilos de helado al año por habitante, lo que nos deja entre los que más helado comemos en la región. El helado dejó de ser para el consumidor argentino un producto estacional asociado al verano. La tendencia, afirmaron los participantes, es la introducción del helado salado. Algunos restaurantes, sobre todo en los que ponen la mesa con varios tenedores, ya se subieron a la tendencia de servir comidas con helado de hierbas, berenjenas o queso azul.  La polémica moda gana lugar entre los trendsetters, hypers, coolhunters y otros personajes de la zona norte porteña. Desde la ortodoxia de la heladería de barrio responden: «con el helado no se jode». Afirman que es un atentado contra el verdadero helado por parte de aquellos que han llegado a ponerle a un sabor «Crema Santander Río», disparan desde el mostrador. ¿tendencia o boludez?