Es oficial, Argentina salió última en la Copa Mundial del Asado. El campeón es Inglaterra y volvimos a perder contra Alemania. El torneo se realizó en Suecia y el equipo argentino estuvo representado por 5 mujeres y 2 hombres que llevaban por nombre «Fuegos de Oktubre«.

la Argentina se posicionó última, en el puesto número 53 detrás de países con escasa tradición asadera, como Lituania, Bélgica y Noruega, entre otros.

La barbacoa, es esa palabra con la que el resto del mundo se refiere a nuestro asado y que es tan disonante como llamar soccer al fútbol. El 13 de junio comenzó la World Barbecue Championship en Gotemburgo, Suecia, la competencia  que premia, entre otras cosas, la higiene y la tecnología en el asado. Nuestro país contó con su propio equipo y aportó también un juez con voz y voto para elegir al ganador. Nada fue suficiente.

El primer premio fue para el equipo británico British Bulldog BBQ (foto arriba). Cada competidor debía cocinar cinco platos a las brasas y en ese momento fue cuando comenzaron los problemas para los argentinos. La recibida fue con un balde de agua fría: la carne había que asarla por más de 10 horas y ponerle barbacoa.

¿Se nos acabó la magia o en Europa no entienden el asado argento?

A través de las redes sociales el equipo Fuegos de Oktubre hizo su descargo.

“El fin de semana en Gotemburgo nos enfrentamos a una realidad fuerte. Nos dijeron que teníamos que asar en los chulengos, que no podíamos asar en el piso. Para ellos (los organizadores) la carne vale sólo con salsa barbacoa y con más de 10 horas de cocción. Frente a este dilema decidimos entonces hacer la nuestra, un asado a la Argentina, aunque implica dejar de lado la competencia y las aspiraciones por ganar. Ni salsa barbacoa, ni chulengo. Un zarpado chimichurri, y fuego ardiendo en el piso (…)”
El año pasado el Mundial del asado se celebró en Marruecos, en el norte de África, y también hubo argentinos presentes que salieron cuartos. Entre los países que más mundiales de asado ganaron están Dinamarca y Alemania.

¿No será hora de organizar un mundial por estas latitudes con nuestras propias reglas?